Henri de Toulouse-Lautrec. Biografia y obras

 

- Henri de Toulouse-Lautrec. Biografia y obras

Henri Toulouse-Lautrec es el representante de la vanguardia, del cabaret y del barrio de Montmartre.

Sus carteles y litografías se hicieron famosos por representar una parte de la vida parisiense.

Un hombre que vivió la bohemia francesa al límite llevándolo a su lecho de muerte.

Toulouse-Lautrec nació el 24 de noviembre de 1864 en la ciudad de Albi, en Francia.

Su familia era de procedencia de alto linaje ya que eran condes y su situación económica era muy buena.

Toulouse desde muy pequeño vivió la separación de sus padres ya que no tenían una buena relación; y por este motivo el artista a los 8 años de edad se traslada con su madre a vivir a París.

Su pasión por la pintura apareció siendo todavía un niño por lo que la familia decidió que empezara su formación artística en 1882 con el maestro René Princeteau.

Un tiempo antes de comenzar a estudiar con el pintor ya se habían manifestado las primeras dificultades físicas de Toulouse por lo que su madre había recorrido las consultas de un gran número de especialistas sin que lograse obtener ninguna solución.

Su enfermedad se debía la consanguinidad de sus progenitores que afectó al desarrollo de sus huesos.

Además en 1878 se rompe el fémur izquierdo y al año siguiente el derecho con lo que sus piernas dejan de crecer alcanzado la estatura de 1,52 cm.

Para Toulouse esta deformidad alimentaba su amargura que poco a poco le llevó a la ingesta de alcohol que le produciría unos años más tarde la muerte.

De lo que se sabe de Toulouse es que llamaba la atención por su aspecto físico pero también por su voz, ya que decía que era el hombre de la voz de oro algo que chocaba con su cuerpo, ya que bajo un exterior deforme se encontraba una voz que encandilaba a todo aquel que la escuchaba.

Tras dar sus primeras lecciones de pintura con Princeteau, que era amigo de la familia, se inscribe en el estudio de pintura de Léon Bonnat donde desarrolla notablemente el dibujo.

Bonnat decide cerrar el estudio, con lo que Lautrec pasa a formar parte del taller de Fernand Cormon donde conoce a pintores como Émile Bernard o Vicent Van Gogh.

Obras de Henri de Toulouse-Lautrec

En esta época Lautrec intenta desarrollar su faceta realista en obras como “Una carretada” o “El joven Routy en Céleyran”, pero el pintor se da cuenta que el realismo no es su estilo y decide meterse de lleno con el impresionismo probando diversas técnicas como el puntillismo que tampoco llega a convencerle de lleno.

Toulouse en esa época empieza a ver como las escenas nocturnas, el cabaret, los cafés y la bohemia de Montmartre son fuente de inspiración para sus obras y es en ese momento cuando Lautrec se convierte en el pintor de la modernidad formando parte del movimiento neo-impresionista.

Lautrec empieza a vivir en Montmartre en el año 1884 y este barrio y su gente serán los responsables de llevarle a la fama.

La pintura de Lautrec empieza a ser conocida y en 1888 le invitan a participar en la exposición de los “Vingt” (”Los Veinte”) de Bruselas que acoge pintura moderna y de tendencias vanguardistas de toda Europa.

Toulouse está exponiendo en Bélgica asiduamente hasta el año 1897.

En 1889; Lautrec entra en relación con su querido Moulin Rouge ya que además de ser uno de los mejores y más asiduos clientes expone en la puerta del local un cartel publicitario de cabaret pintado por él.

A partir de 1890 Lautrec empieza a retratar a todas las figuras más notables de los cafés y cabaret destacando entre ellas Jane Avril, Valentin Le Desossé o Yvette Guilbert.

Pero Lautrec no solo frecuentaba el Moulin Rouge sino que lugares con el Chat Noir (Gato Negro), el Jardin parisiense o el Salón de la Calle de los Molinos fueron lugares donde la retentiva de Lautrec se ponía en funcionamiento para después plasmarlo en sus cuadros, carteles y litografías ayudado de su paleta de colores.

Lautrec fue famoso en Bruselas debido a las exposiciones que realizaba allí de sus carteles y litografías que es lo que realmente le otorgó prestigio.

A raíz de su fama el artista galo expone su obra en el Royal Aquarium de Londres y a partir de 1893 traba una amistad con los hermanos Natanson quienes fundaron la revista de la escena artística parisina La Revue Blanche y que dieron a conocer a pintores como Valloton o Bonnard.

Toulouse participó en la creación de estos hermanos contactando con los personajes literarios del momento.

Para esta revista el pintor escribió en sus páginas y colaboró en algunas exposiciones además de empezar a trabajar como decorador para espectáculos teatrales al entrar en contacto con la vanguardia literaria parisiense.

En cuánto a la vida sentimental del artista, Toulouse nunca fue capaz de mantener una relación estable con las mujeres debido a sus complejos e inseguridades.

La primera relación que se le conoce es cuando Lautrec tiene 19 años.

Maríe Charlet es la modelo con la que Lautrec mantiene su primer encuentro amoroso.

Más tarde llegan otras amantes como Suzane Valadon o Lily Grenier hasta que finalmente son las prostitutas quienes ocupan el corazón del artista.

Lautrec llegó incluso a vivir en uno de los cabaret y será el mundo de la prostitución el que más le encandile para representarlo en sus carteles.

Lautrec amaba el mundo de la farándula noctámbula y retrataba con cariño escenas lésbicas como “Las dos amigas” (”Les Deux Amies”).

Toulouse Lautrec fue un artista cosmopolita ya que no solo visitó Bruselas o Londres donde llegó a exponer su obra sino que también conoció otros ambientes como Madrid o todos los rincones de la geografía francesa.

La vida de Lautrec fue un ir y venir de alcohol, cabarets y prostitutas lo que le llevó que siendo todavía joven cayera en el alcoholismo.

Por eso con 33 años le llega su primer ataque de delirium tremens en el que empezó a disparar a arañas que tan solo existían en su imaginación.

Al año siguiente le entró la manía persecutoria pensando que la Policía quería capturarle, después se sucedieron depresiones e incluso un intento de suicidio en el Salón de la Calle de los Molinos.

Lautrec fue internado en un hospital y para demostrar que no estaba loco realizó una serie de litografías sobre escenas de cabaret.

Más tarde llegó su decadencia ya que en 1900 sufre una hemorragia que le afecta a las dos piernas hasta que en Burdeos y junto a su madre muere el 9 de septiembre de 1901, víctima de una vida repleta de excesos.

Añadir Comentario