Museo Guggenheim Bilbao: Obra de arte del siglo XX

El Museo Guggenheim Bilbao es considerado como uno de los edificios más emblemáticos del siglo veinte.

La mezcla de materiales tales como el acero, la piedra, el titanio y el agua han dado lugar a la construcción de uno de los edificios más importantes en España.

Hablamos pues, del Museo Guggenheim Bilbao.

Considerada como una obra de arte, el museo se creó con la idea de instalar una sede Europea en dicha región de Arte Moderno y Contemporáneo con el fin de mejorar además de la economía del País Vasco, el área metropolitana articulada en torno a Bilbao.

Junto con otros proyectos, (así como la ampliación de la capacidad operativa del puerto, la renovación del aeropuerto de Bilbao, el Palacio de Congresos, la construcción de un ferrocarril metropolitano y la construcción de una pasarela peatonal en Uribitarte) diseñados por prestigiosos arquitectos, (Santiago Calatrava, Federico Soriano, Sir Norman Foster), el museo es uno de los elementos característicos del plan de reurbanización de Bilbao.

Para su creación se contó con la colaboración de la Administración Vasca (quien otorga la autoridad política, cultural y la financiación para la construcción y funcionamiento del museo) y Salomón R.

Guggenheim Foundation (aporta sus colecciones, programas de exposiciones especiales, entre otras cosas).

Desde 1991 comienzan las gestiones y negociaciones para la elección del lugar donde iba a ubicarse, la construcción de dicho museo y lo más importante para esa elaboración, la elección de un arquitecto.

Fue en 1993 cuando se presentó por vez primera un diseño creado por el proyectista que fue elegido por medio de un concurso internacional.

Como resultado, el estadounidense, Frank O.Gehry, fue el arquitecto que afortunadamente fue apremiado.

No se detuvo un instante por lo que en ése mismo año se iniciaron las obras de construcción.

El nuevo Museo, situado en la ría del Nervión, consta de una superficie total de 24.000 m2 (auditórium, librería, restaurante, entre otros…) y con más de 11.000 m2 destinados a salas de exposiciones.

Se dio lugar a la inauguración del mismo el 18 de Octubre de 1997 después de que el Comité Ejecutivo de la Fundación Guggenheim del Plan Operativo aprobara las directrices de funcionamiento del Museo para los primeros cuatro años.

La apertura del edificio tuvo como objetivo principal reunir e interpretar el arte más característico de nuestro tiempo, la idea de acrecentar la educación artística y conocimientos sobre las obras de arte y también el objetivo de complementar la colección de la Solomon R. Guggenheim Foundation.

Arquitectura del edificio Museo Guggenheim Bilbao

La importancia de la arquitectura elaborada por Gehry fue considerada como uno de los elementos más importantes para que el edificio se situara en la escala internacional.

Parece ser que el Guggenheim Bilbao sigue la tradición que originó Solomon R. Guggenheim con el diseño del museo neoyorquino.

Por otra parte, el museo español está concebido como una gran escultura en la que se mezclan diferentes materiales los cuales le otorgan una apariencia caótica debido al cruce fragmentado de formas regulares de piedra, formas curvas de titanio, ambas combinadas con grandes muros de cristal.

El edificio presenta una arquitectura única debido a la irregularidad de éste.

Considerada como una obra de arte, dicho edificio se sustenta en torno al atrio, eje central y espacio coronado por una cúpula metálica creada por muros de cristal con el fin de no dañar las obras.

Desde el atrio se puede acceder a: una terraza, cubierta por una marquesina y posada sobre una única columna de piedra; y además a las tres galerías las cuales se conectan por medio de pasarelas curvilíneas, ascensores acristalados y torres de escaleras.

En torno a él, un sistema de pasarelas curvas, que combinan espacios clásicos de formas rectangulares con otros de proporciones y formas singulares.

Por ello las obras se distribuyen de forma cronológica en galerías rectangulares los cuales están abrigados de piedra.

Las obras de mayor tamaño están ubicadas en una galería especial de 30 metros de ancho por 1,30 metros de largo, carente de columnas y con un suelo preparado para soportar el trasiego frecuente y el peso de las obras que contiene.

La colección del Museo Guggenheim Bilbao

Después de deleitarnos e impresionarnos con la magnífica estructura del museo, hay que dar paso a las obras de arte que contiene.

Así pues podemos apreciar que posee colecciones permanentes las cuales agrupan una serie de artistas y movimientos modernos y contemporáneos del siglo veinte.

La Colección Permanente integra los fondos pertenecientes al Solomon R. Guggenheim Museum, a la Peggy Guggenheim Collection y al Museo Guggenheim Bilbao, juntas estas tres colecciones ofrecen una visión completa de las artes plásticas del siglo XX.

Desde 2005 “La materia del tiempo”, “Salas 103 y 105″, “Selección de obras instaladas en el exterior y de piezas de ubicación específicas” dan lugar a las exposiciones permanentes del museo.

La primera colección mencionada está situada en la sala más grande construida por el arquitecto Frank Gehry.

Está compuesta por siete esculturas que dan forma de serpiente y fue creada por el escultor Richard Serra; considerado como uno de los escultores más relevantes del siglo veinte.

Sus obras son caracterizadas como innovadoras y desafiantes.

“Salas 103 y 105″.

Jim Dine, Roy Lichtenstein, Claes Oldenburg, James Rosenquist y Andy Warhol son algunos de los artistas que han expuestos en algunas de sus obras en la Sala 103.

Están inspirados en el arte pop norteamericano de la década de los setenta basando sus técnicas, estilos e iconografías en en la publicidad, los cómics, las vallas publicitarias, el cine, la televisión, las tiras cómicas y los escaparates.

La Sala 105 está inspirada en arte povera (arte pobre)

Este tipo de arte define a artistas, sobre todo italianos, que han empleado materiales industriales, orgánicos o cotidianos poco convencionales concentrándolos en obras tridimensionales como forma de reafirmar el conflicto entre la naturaleza y la creación del hombre.

Por otra parte, el museo Guggenheim Bilbao ofrece al público una serie de exposiciones temporales.

En ellas se pueden observar obras maestras, ya sean retratos, esculturas, acuarelas, pinturas, entre otros, de todas las civilizaciones del mundo.