Aceite de Oliva: “Oro líquido” en nuestras comidas

 

aceite de oliva

Toque infaltable en la cocina mediterránea, el aceite de oliva es uno de los ingredientes estrella de la cocina gourmet.

El aceite de oliva se extrae del fruto recién recolectado del olivo.

Casi la tercera parte de la pulpa de la aceituna es aceite, por lo que una de las técnicas de extracción más primitivas sólo utilizaba un molino, llamado “almazara”.

Origen y elaboración del aceite de oliva

Las aceitunas se recogen de los olivares a finales del otoño, justo cuando los frutos poseen su máximo nivel de ácidos grasos en la pulpa de la oliva.

Las aceitunas deben ser prensadas lo antes posible para evitar la oxidación.

Para obtener un aceite de calidad, la aceituna debe procesarse en las 24 horas siguientes a su recogida.

El aceite de oliva es un ingrediente infaltable en las regiones del Mediterráneo.

Diferentes usos del aceite de oliva

usos del aceite de oliva

Su uso es muy común a la hora de mezclar especias para condimentar ensaladas y preparaciones.

Una muy popular es combinar aceite de oliva y zumo de limón, de la que resulta una especie de vinagreta.

También se utiliza para preservar alimentos, como conservas de pescado, verduras, carnes y quesos.

En España, especialmente en las regiones productoras, se utiliza para freír y como condimento para todo.

Si no se calienta en exceso, este ingrediente se puede usar varias veces, sin que pierda su calidad y cualidades.

Una de las más típicas recetas en Andalucía y toda Cataluña es el pà amb tomàquet, (pan con tomate), que consiste en frotar con tomate crudo y maduro una rebanada de pan previamente tostada para después aliñarla con sal y aceite de oliva al gusto.

El aceite de oliva es protagonista indiscutido de la cocina mediterránea y además un ingrediente recomendado ya que el zumo de aceitunas es considerado uno de los más saludables.

Posee gran contenido en ácido oleico y además es rico en vitaminas A, D, E y K.

El poder del aceite de oliva contra algunas enfermedades

También se caracteriza por su riqueza en vitamina E, la cual desaparece si se le somete a temperaturas superiores a los 40 grados. Esta vitamina previene la esterilidad y su alto poder antioxidante contribuye, entre otras cosas, a combatir las sustancias tóxicas que dañan nuestro organismo.

De la misma manera, el aceite de oliva es rico en vitamina A, necesaria para el desarrollo de los huesos y de las células de las mucosas, además de evitar enfermedades de la piel.

La vitamina A contribuye a prevenir infecciones respiratorias, resfriados y virus y resulta necesaria para la salud de los ojos, además de controlar afecciones de la vista.

También aporta vitamina D, esencial para el mantenimiento de huesos y dientes sanos, y vitamina K, importante para la coagulación sanguínea.Dentro de sus propiedades medicinales, destacan los beneficios que aporta al sistema inmunológico.

Su efecto antitóxico es muy útil en los enfermos del hígado y el páncreas, ya que su ingestión estimula la producción de bilis.

Igualmente es efectivo contra los trastornos del sistema digestivo (especialmente contra la úlcera de estómago, estreñimiento y los problemas del colon).

El aceite de oliva extra previene de la enfermedad del alzheimer

El número de personas que sufren de demencia por Alzheimer en todo el mundo en la actualidad es de 30 millones, con nuevos casos, se espera que se triplique para el año 2050.

¿Que ha cambiado en los últimos 50 años para causar un aumento epidémico de esta enfermedad una vez extremadamente rara, que ahora está siendo diagnosticada cada vez más en personas jóvenes menores de 40 años?

La respuesta más obvia es la dieta procesada que reemplaza las grasas monoinsaturadas naturales con grasas trans y grasas hidrogenadas que compiten para formar las paredes celulares.

El aceite de oliva virgen extra proporciona grasas esenciales y es utilizado en la dieta mediterránea saludable, la cual se ha asociado a la salud cardiovascular y cerebral en estudios previos, sin embargo, los mecanismos funcionales reales han sido en gran medida poco entendidos.

Un equipo de investigadores de la Facultad de Farmacia de Universidad de Louisiana ha publicado sus resultados en la revista Neurociencia Química para explicar cómo el consumo del aceite de oliva ayuda a reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer.

El aceite de oliva extra virgen aumenta la producción de enzimas que descomponen los ovillos neurofibrilares

Los investigadores estudiaron el efecto de un componente activo en el aceite de oliva que ayuda a transportar las proteínas anormales fuera del cerebro.

Antes de este trabajo la conclusión era que los beneficios para la salud del aceite de oliva provenían de la alta concentración de grasas monoinsaturadas, pero el equipo de investigación encontró que el agente protector real podría ser una sustancia llamada oleocantal, que ayuda a proteger a las células nerviosas del tipo de daño que ocurre en esta enfermedad.

El director de la investigación, el Dr. Amal Kaddoumi y su equipo construyeron un estudio utilizando un modelo de ratón para determinar si el oleocantal ayuda a disminuir la acumulación de placas seniles en el cerebro.

Los científicos probaron los efectos de oleocantal en el cerebro de los ratones y las células cultivadas en el laboratorio y encontraron un patrón coherente en el cual el compuesto aumentó la producción de dos proteínas y enzimas clave, las cuales se piensan son críticas en la eliminación de estas placas seniles de beta-amiloide en el cerebro.

Los autores concluyeron “[el compuesto] oleocantal derivado del aceite oliva extra virgen, asociado con el consumo de una dieta mediterránea, tiene el potencial de reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer o demencias neurodegenerativas relacionadas.”

Los nutricionistas están ahora a un paso más cerca de entender los beneficios para la salud del aceite de oliva, ya que la investigación confirma que pequeñas modificaciones en el estilo de vida y la dieta ayudan a prevenir enfermedades crónicas.

Es importante señalar que este estudio utilizó aceite de oliva extra virgen prensado en frío y no el aceite de oliva “suave” que ha sido refinado y ha reducido los polifenoles críticos que caracterizan el aceite. Incorporar una o dos cucharadas diariamente contribuye a detener la progresión de la enfermedad de Alzheimer.

Los tipos de aceites de oliva que podemos encontrar

Clasificados de acuerdo a sus propiedades, las variedades de aceites obtenidos de la oliva varían en relación a la manera de procesarlos. De esta manera podemos encontrar en el mercado:

  • Aceite de oliva virgen
  • Aceite puro de oliva
  • El refinado
  • El de orujo

A diferencia de las grasas de origen animal, el aceite de oliva no contiene colesterol, lo que permite que se reduzca su concentración en sangre debido a su composición equilibrada de ácidos grasos (esencialmente oleico).

Por tanto, resulta excelente en la prevención de la arterioesclerosis y de las enfermedades cardiovasculares porque sus grasas no se depositan en venas y arterias, sino que son metabolizadas por el organismo.

El aceite de oliva virgen es un formidable alimento energético que puede aportar, por cada 100 gramos, alrededor de 897 calorías y aunque contiene algo de hidratos de carbono, parte de esta energía proporcionada proviene de la grasa vegetal.

El aceite de oliva y la cosmética

Asimismo, aplicado sobre la piel en casos de quemaduras y picaduras, ejerce una acción tonificante y regeneradora.

Su aporte dentro de la cosmética, es muy apreciado.

Su uso como mascarilla facial previene contra las arrugas y aplicado como mascarilla capilar, mezclado con algunas gotas de limón, proporciona brillo y elasticidad al cabello.

Añadir Comentario