Akhal-Teke: El caballo de Turkmenistán

 

Se trata de un tipo de caballo originario de Turkmenistán. A lo largo del tiempo o por lo menos por unos 3000 años, estos animales han sido utilizados como caballos de caballería y para las distintas carreras.

Sin duda, cuentan con unos movimientos naturales muy impresionantes y se caracterizan por ser animales deportivos.

A lo largo de su historia, se han posicionado como animales con gran resistencia y mucho coraje. La clave de la energía y el buen estado de estos caballos, se encuentra en su dieta, la cual es baja en masa pero alta en proteínas, incluyendo –gran parte del tiempo- mantequilla y huevos mezclados con cebada. En la actualidad, los caballos Akhal-Teke, son utilizados en Salto y en Doma, fuera del uso diario que le dan como caballo de monta.

Características del Akhal-Teke

Si quieres saber cómo identificar un Akhal-Teke, entonces todo lo que tienes que hacer es prestar atención a las siguientes características. La raza es muy similar a Árabe Pérsico, la cual también tiene un origen antiguo.

La cara de estos caballos es alargada y con ojos muy expresivos.

Sus orejas son relativamente largas y el cuello también lo tienen alargado. En cuanto a la crin y la cola, normalmente la tienen corta y muy sedosa.

Estos caballos tienen un pecho estrecho, un dorso largo y las patas largas y delgadas. Así mismo, miden aproximadamente 150 centímetros y suelen ser bayos, isabelos o tordos.

En el mundo equino, esta raza es considerada como una de las más elegantes.

Origen del Akhal-Teke

Si nos remontamos a los orígenes de estos caballos, encontraremos que son descendientes del caballo arcaico “Turkmenian”, el cual solía ser uno de los cuatro tipos de caballos que atravesaron el “Bering Strait” desde América en la prehistoria.

En sus inicios, estos caballos solían ser criados por unas tribus conocidas como “Turkoman”.

Añadir Comentario