ReVuo Información útil sobre lo que te rodea

Alcachofa, una hortaliza Súperpoderosa

AlcachofaLa alcachofa es una hortaliza de variados tamaños que, además de tener poderosas cualidades medicinales, contiene un sabor un tanto amargo que, irónicamente, es codiciado por una infinidad de paladares.

“Si sigues comiendo así te vas a alcachofar,” advierten algunas madres hispanas a sus hijos. Dichas palabras sugieren el ponerse como una alcachofa, es decir, hincharse.

Y es que la alcachofa es un abultada hortaliza que aparece en tonalidades verdes, violetas y púrpuras, y que puede beneficiar, en diferentes aspectos, al organismo.

Características de la Alcachofa

Muy rico en fibra, vitaminas, minerales y enzimas, esta hortaliza constituye uno de los principales productos de exportación de países como Francia, Italia y España.

La ingesta de la alcachofa es recomendada por los médicos y dietistas ya que es un alimento natural que contiene pocas calorías y que ayuda a que el organismo cumpla con sus funciones biológicas correctamente:

Facilita el tránsito intestinal y regula el aparato digestivo, al mismo tiempo que otorga una sensación de hartura.

Su alto contenido de vitamina B aumenta, de manera general, la energía corporal (de ahí surgió la fama de que el líquido en el que se hervían las hojas de una alcachofa era considerado como una bebida enérgica y afrodisíaca), revitaliza las defensas y estimula la absorción del oxígeno a través de los poros de la piel.

Contribuye a la baja de tensión y a la asimilación del azúcar sin necesidad de insulina, esa famosísima hormona que disminuye la presencia de glucosa en la sangre. A raíz de esto, la alcachofa es un vegetal que se le recomienda a aquellas personas que sufren de problemas circulatorios y de diabetes.

Limita la absorción del colesterol en el área del intestino y fomenta el adecuado metabolismo de las grasas, por lo cual se incluye, reiteradamente, como una de las hortalizas necesarias en la lucha contra el sobrepeso.

Preparación y Conservación de la Alcachofa

Antes de preocuparse de cómo preparar las alcachofas, debe saber cómo escogerlas. Y aunque, actualmente, esto no sea una ardua tarea – ya que la comercialización las lleva a los estantes de los supermercados congeladas, enlatadas y hasta en conserva -, puede ser que a la hora de escogerlas frescas en un mercado usted no sepa qué hacer.

¿Cómo se sabe si las alcachofas están frescas o pasadas? Si quieres descubrirlo te pido una acción social 😉

Características de la Alcachofa

Hervir las alcachofas con una pizca de sal y de aceite no es la única forma de saborearlas. Usted también puede ingerirlas crudas dentro de una ensalada o, inclusive, hornearlas de distintas formas.

Para su conservación, los tallos de las mismas pueden ser remojados en agua y guardados en la nevera por unos días. Pero es importante saber que, luego de que estén cocidas, las alcachofas tiene un lapso de tiempo de unas cuarenta y ocho horas para ser consumidas.

Después de esto, su contenido de ácidos las convierte en una extraña especie de hortalizas tóxicas. Si usted quiere conservarlas después de que estén preparadas, lo ideal sería colocarlas en el congelador, donde pueden sobrevivir por unas cuantas semanas.

Hoy hemos traído la alcachofa a Revuo y seguramente has descubierto algunas formas en las que puede ser consumida y las propiedades que tienen.

Te puede interesar también…

Deja tu comentario!