Las dietas saludables en la actualidad

En la mayoría de las culturas que promueven una alimentación saludable, una comida, que consiste en varios platos en la mesa de la familia y acompañada de una o dos copas de vino, es un momento especial, en lugar de la oportunidad de tragar unos cuantos puñados de cereales en el fregadero de la cocina a toda prisa.Cada uno tiene sus propias particularidades y es útil recordar que debido a la increíble diversidad de estilos de vida en todo el mundo, no puede haber una sola manera de perder peso o estar saludable. Sin embargo, nuestro especialista no dejó de darse cuenta de que todas las culturas en las que la alimentación sana es un privilegio tienen algo en común.

La dieta mediterránea

¿Qué es? La dieta mediterránea, consumida en Grecia, Italia y España, potencia los productos locales y de temporada y las recetas tradicionales.Las comidas son a menudo una oportunidad para reunirse con la familia o la comunidad.

Alimentos destacados:

Se destacan las frutas, las verduras, los cereales integrales, las legumbres, las nueces y el aceite de oliva.El pescado, las aves y el vino aparecen moderadamente, mientras que las carnes rojas, la sal y el azúcar se utilizan como extras.

Lo que dice la ciencia:

Los investigadores, que comenzaron a analizar los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea en la década de 1970, encontraron que el aceite de oliva ayuda a perder peso y a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

El nuevo régimen nórdico

¿Qué es? Esta dieta, diseñada por científicos, contiene un 35% menos de carne, más granos enteros y alimentos locales que la dieta tradicional danesa, y más del 75% de productos orgánicos.Al igual que la dieta mediterránea, la nueva dieta nórdica hace hincapié en los cereales integrales, las frutas, las verduras, los huevos, el aceite y los mariscos, mientras que la carne, los productos lácteos, los postres y el alcohol se consumen con moderación.La principal diferencia es que favorece el aceite de colza -producido por Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia- frente al aceite de oliva.Alimentos emblemáticos: Granos integrales (avena, centeno), frutas y bayas locales (rosa mosqueta, arándanos, arándanos), raíces y verduras crucíferas (coles de Bruselas, brócoli, nabos, chirivías, remolachas), aceite de colza o margarina a base de aceite vegetal, productos lácteos bajos en grasa (leche, leche fermentada, queso).La carne incluye carne de vaca, cerdo, cordero y reno. En productos del mar, arenque, caballa y salmón.La dieta ofrece algunos postres, incluyendo pasteles de salvado de avena o mermelada para acompañar a los cereales.En la sección de hierbas, mencionemos el perejil, el eneldo, la mostaza, el rábano picante y el cebollino.

Lo que dice la ciencia:

Según un estudio reciente publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, la dieta nórdica parece afectar los genes activos de la grasa abdominal al disminuir algunos marcadores inflamatorios.También contribuyó a la pérdida de peso de los participantes del estudio (a la vez que les proporcionó una "mayor satisfacción" que la dieta danesa tradicional) y redujo el riesgo de diabetes tipo 2.Los científicos también elogian sus cualidades ecológicas y socioeconómicas, ya que reducen la producción de carne y las importaciones de alimentos.

El régimen de Okinawa

¿Qué es? Aunque baja en calorías, esta dieta rica en nutrientes favorece a las frutas y verduras sobre la carne, los cereales refinados, el azúcar, la sal y los productos lácteos enteros.Apareció en un contexto histórico muy específico ya que sus seguidores vivían en la isla de Okinawa, una de las regiones más pobres de Japón antes de la Segunda Guerra Mundial.Los preceptos confucianos de que la gente debe dejar de comer antes de estar completamente satisfecha y compartir en la medida de lo posible con sus vecinos han desempeñado un papel importante en los hábitos alimentarios de la isla.Alimentos destacados: batatas, arroz (en menor cantidad que los japoneses en el continente), verduras de hoja verde, verduras verdes o amarillas (por ejemplo, melón amargo), alimentos a base de soja (tofu, salsa de soja).Los residentes de Okinawa consumían sólo pequeñas cantidades de mariscos, carne magra, frutas y té.

Lo que dice la ciencia:

A medida que los habitantes de Okinawa se ponen al día económicamente con sus primos continentales, las tasas de obesidad, síndrome metabólico y enfermedades cardiovasculares van en aumento.Pero los que han crecido fieles a su comida tradicional siguen vivos. Hay que decir que la isla es el hogar de una de las mayores poblaciones de centenarios del mundo.Estos "superiores", que envejecerían más lentamente que la media, llevan una vida activa en gran medida libre de enfermedades y discapacidades.Para algunos investigadores, su longevidad se debe en gran medida a esta dieta baja en calorías.

El régimen asiático

Aunque existen varias dietas asiáticas, en la década de 1990 un grupo de nutricionistas internacionales se centró en presentar una pirámide alimentaria continental, basada principalmente en arroz, fideos y granos enteros, pero también en frutas, verduras, legumbres, semillas y nueces.Mientras que el pescado y los mariscos se pueden comer diariamente, los huevos y las aves de corral se consumen más semanalmente.Cabe señalar que las cantidades recomendadas de carne roja son más bajas y menos frecuentes (una vez al mes) que las de caramelos (una vez a la semana).Alimentos emblemáticos: Muchos países siguen esta dieta, con el arroz blanco como alimento esencial.

Lo que dice la ciencia:

Aunque la situación está cambiando debido al creciente crecimiento económico y la urbanización, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares y metabólicas son más raras en Asia que en los países occidentales.Según un investigador de nutrición de Harvard, los altos índices glicémicos y de carbohidratos de la dieta china tradicional, combinados con un estilo de vida cada vez más urbanizado y ocioso, han creado los primeros signos de un problema de salud pública.