Beneficios de los edificios ecológicos

Los edificios ecológicos son algo más que una moda.

Muchos arquitectos, constructores y compradores coinciden en que los edificios sostenibles se han convertido en una necesidad.

Edificios sostenibles y su necesidad

¿Por qué? Pues porque de acuerdo con algunas estimaciones, los edificios representan la mitad del consumo mundial de energía, una sexta parte del consumo de agua potable y una cuarta parte del consumo de madera.

Dado que los costes de los
materiales sostenibles han caído, el edificio ecológico se ha
convertido en el tipo de construcción más rentable.

La rentabilidad de la construcción ecológica

Los edificios ecológicos ahorran dinero en cuanto están finalizados, desde el primer día de construcción, ya se trate de un edificio de viviendas, de oficinas sostenibles, fábricas o polideportivos.

Según un estudio realizado en 2003 por el California Sustainable Building Task Force, una inversión del dos por ciento en tecnología ecológica para un edificio producirá un ahorro diez veces mayor que la inversión inicial en un periodo de tiempo estimado en veinte años.

Es decir, si se invierten cuarenta mil euros en herramientas y tecnologías ecológicas, este dinero quedará amortizado en dos años y dentro de veinte, el ahorro habrá ascendido a los cuatrocientos mil euros.

Los edificios residenciales y comerciales que incluyen elementos de diseño sostenible conservan un alto valor de reventa gracias a que los costes de servicios y mantenimiento son más bajos en un edificio ecológico.

Otro punto es el de los comercios que están situados en estos edificios.

¿Sabíais que aquellas tiendas iluminadas con luz solar consiguen un cuarenta por ciento más de ventas?

Gracias a un estudio de más de cien tiendas realizado en California sabemos que los locales comerciales iluminados a partir de claraboyas eran más rentables que las iluminadas artificialmente.

Su contribución a la productividad

Nuestro sentido común ya nos dice, y con razón, que los ocupantes de un edificio sano y confortable son más productivos que el resto de trabajadores.

Un estudio realizado en treinta-y-un edificios ecológicos de la ciudad de Seattle encontró que el absentismo laboral se había reducido en un cuarenta por ciento.

Otro estudio, patrocinado en parte por el gigante de bienes raíces Cushman & Wakelfield, reportó que las bajas por enfermedad habían disminuido en un treinta por ciento y que los ingresos netos de los empleados aumentó en un diez por ciento.

La salud de sus ocupantes

El síndrome del edificio enfermo es un problema que ha plagado los hogares y las oficinas durante décadas.

La EPA -nvironmental Protection Agency- estima que la contaminación del aire interior de un edificio puede ser, en el mejor de los casos, de dos a cinco veces más nociva que la calidad del aire exterior.

Lo que queremos decir con esto es que dentro de los edificios tradicionales se pueden encontrar un montón de partículas dañinas, como el gas radón, que no existirán, gracias al uso de sistemas den ventilación adecuados y materiales de construcción no tóxicos, en los edificios ecológicos.

La demanda de energía de los edificios verdes

De hecho, este es uno de los motivos por los que desde CKC queremos impulsar a constructores, ingenieros y arquitectos para que se decidan a diseñar edificios ecológicos.

Dado que estos edificios pueden hacer más con menos, la demanda energética disminuye.

Si incluimos aquellas casas de enegía cero (es decir que no consumen energía que no hayan producido antes) la energía que haya generado el edificio irá a parar a la red general, proyectando el ahorro no sólo al consumidor directo sino también a los servicios municipales.

Y ahora, ¿alguien nos explica por qué cuesta tanto introducir la sostenibilidad en nuestro país?.