Black Rock City, luz en el desierto

Hay una exhibición de arte del tamaño de una ciudad, una celebración a la imaginación humana donde todas las instalaciones son proveídas por sus asistentes.

Tiene lugar cada año en Agosto en un lugar llamado Black Rock City, un luminoso asentamiento temporal en forma de media luna en un alejado territorio del desierto Negro en Nevada, USA.

Por una semana esta comarca de neón es hogar de artistas y hedonistas de todo el mundo para luego desaparecer idealmente sin dejar rastro alguno, Lo llaman el Hombre que Quema (The Burning Man Project).

Orígenes del festival Burning Man

Los orígenes del festival son inciertos; algunos cuentan que todo empezó como una dramática declaración de un amante traicionado, quemando la escultura de paja de un hombre en una playa aislada en la bahía de San Francisco una solemne noche de 1986.

Una curiosidad natural atrajo a la gente alrededor de la playa y frente a ese emotivo símbolo de expresión, siendo seraneados por el contrapunto de un espontáneo guitarrista, el ritual del hombre que quema nació.

Este suceso a sido repetido cada año al final del festival; creciendo desde una espontánea reunión de amigos hasta llegar a un explosivo encuentro de 50,000 mil personas.

The Burning Man Project es sobre todas las cosas una inmensa exhibición de arte que se jacta de mantener a través de los años un inquebrantable apego a sus ideal de originalidad e independencia.

Arte marginal y visionario

Aunque la mayoría de las piezas abarcan sobre el reino del novedoso arte marginal y arte visionario, todo lenguaje artístico es bienvenido, siendo la variedad incitada por los organizadores; algunas de las piezas son preparadas con años de anticipación.

No hay espectadores en El hombre que quema, es política del festival que todos aporten algo creativo al evento, valiéndose de sus ideales de comunidad y colaboración para colorear los paramos del desierto con la magia que puede ofrecer la humanidad al universo.

Es difícil de ilustrar con éxito la idea del evento, los organizadores describen esta dificultad como, “tratando de explicar lo que El hombre que quema al alguien que nunca asistido al evento es como tratar de explicar como se ve un color particular a alguien que esta ciego”.

Lo describen como un “experimento en comunidad temporal dedicada a la expresión radical y la supervivencia”; y es que en realidad es una prueba de supervivencia, todos los participantes están obligados a traer todo lo necesario para sobrevivir desde tiendas de campamento hasta comida ya que nada es vendido en el festival fuera de bebidas y hielo, el intercambio de dinero esta prohibido.

La idea de comunidad es considerada la piedra angular del festival, toda persona es considerada parte de la comunidad y es invitada a hacer una contribución al evento.

Los organizadores se toman muy enserio la idea de que el festival debe ser algo que es vivido de principio a fin y es política del evento solo vender entradas para toda la semana; los curiosos merodeando por los alrededores de Black Rock City que no forman parte del evento no son bienvenidos.

EL evento es muchas veces descrito como la fiesta sin reglas, una región autónoma donde las prohibiciones están prohibidas, sin embargo un pequeño numero de leyes rigen a los festivos asistentes como la prohibición de armas de fuego y fuegos artificiales, así como cualquier vehículo a menos que este sea un “Art Car”, otra de las originales particularidades de esta gala para los sentidos.

Curiosos Art Car

Los Art CAr son ingeniosas maquinas diseñadas por los asistentes y es el único medio de transporte permitido dentro de los confines de la ciudad-circo.

La imaginativa de cada auto debe ser previamente evaluada por el Departamento de Vehículos Mutantes antes de obtener el permiso de transitar las calles del festival.

The Burning Man Project no debe ser confundido con un común festival musical como los muchos que acontecen alrededor del mundo, es un verdadero testamento a la belleza de la que es capaz el ser humano cuando la alianza entre personas es el espíritu fundamental de una sociedad; una fervorosa ceremonia a la libertad.