Cambio climático y medio ambiente

 

cambio climatico

El concepto contaminación hace referencia a la alteración o al daño de la pureza de las cosas. Muchos historiadores que utilizan el sentido común señalan a la Revolución Industrial como el momento histórico y de inflexión para la salud de la Tierra.

La Primera Revolución Industrial producida en el Reino Unido del siglo XVIII provocó grandes cambios que no solo fraguaron en el advenimiento de la tecnificación y un porvenir de ese calado; también trajo consigo el uso de sustancias contaminantes cuya repercusión sobre la Tierra se viene padeciendo de manera inexorable y de forma proporcional a como se produce hoy en día.

La transformación económica y social terminó también siendo una transformación medioambiental que llega a nosotros y nos superará.

Hay un día a día de la contaminación en la Tierra

Se suele hablar de forma global, tendiendo a hablar de grandes magnitudes y muchas veces parece difícil pararse para examinar esos datos concretos y no las socorridas generalizaciones.

Y datos, y casos concretos, realmente hay muchos: por ejemplo, en el río St. Lawrence de Canadá, donde habita la beluga, la cadena trófica* , ha incorporado tantas sustancias químicas que ha conseguido contaminar a las ballenas.

Tanto es así que cuando algún ejemplar muere es eliminado como si de residuos tóxicos se tratara.

La desertización producida por el cambio climático ha provocado la destrucción del hábitat del tigre. Los tigres de Java, los tigres de Bali y el tigre del Caspio se han extinguido.

En algunos casos, como en Kenya, a la contaminación se le une la mano depredadora del hombre que amenaza con llevar a la extinción piezas importantes de la cadena trófica y de la existencia del resto de especies.

Por ello se han creado cuerpos y patrullas de hombres que disparan contra aquel que esté cazando.

Especies realmente amenazadasLa geografía se extiende de forma indistinta cuando se catalogan los lugares que poseen especies en vía de extinción, aunque hay países que repiten en el macabro ranking.

Al gobierno chino se le escapa de las manos y es incapaz de detener la extinción del panda gigante o del delfín del río Yang-Tsé.

Estados Unidos tiene idéntico problema con el cóndor de California, con el hurón de pies negros y el foxino del diablo. Puede llamar la atención lo poco conocidas para el gran público que pueden resultar estas especies en peligro.

Como la tortuga bastarda de Méjico o el mono araña peludo de Brasil, también en vías de extinción.

Las extinciones que acontecieron a especies en tiempos pasados fueron provocadas por fenómenos naturales ejercidos sobre el medio ambiente. Las extinciones de especies animales y vegetales que se producen en nuestros días están forzadas por acciones artificiales fruto de la mano del hombre.

En la antigüedad la Tierra se acomodaba a los cambios debido a que éstos tenían una procedencia natural que permitía el perfeccionamiento de sistemas para la supervivencia y la estabilidad de la vida de los seres que habitaban este mundo.

En la actualidad, la alteración del equilibrio de la naturaleza se está produciendo a velocidades vertiginosas en comparación con el pasado.

Los vaticinios más funestos dicen que las extinciones de especies que antes implicaban el paso de miles de años, ahora se producirán en cientos.

Se calcula que el número de mamíferos que corren riesgo de desaparecer suman quinientos. Hay unas ochocientas aves y unos ciento setenta especies de reptiles que también corren el mismo riego.

Alternativas energéticasUna de las soluciones a la contaminación medioambiental se llama Helio

Este gas, que se halla en grandes cantidades depositado en la superficie de la Luna, sería una solución sustitutiva no contaminante capaz de suplantar el papel de los combustibles vegetales como el petróleo, los más utilizados como materia combustible para la producción.

La aventura alternativa que supondría el Helio-3 comenzaría con la instalación de una estación en la Luna habitada por técnicos que fueran excavando la superficie lunar, lugar donde se encuentra el valioso gas.

El Helio-3 llega directamente procedente del Sol, algo que no nos sucede en la Tierra porque la Atmósfera se cuida de desplazar las partículas del gas que lanza el Sol.

La Luna, al carecer de cualquier tipo de protección lleva millones de años recibiéndolas.

A cualquiera le puede sorprender que se estime menos costoso subir a la Luna, cargar un trasbordador espacial como el Challenger de Helio-3 y abastecer, con el contenido de esa capacidad, todo el gasto energético eléctrico de un país similar a Estados Unidos.

Existen otras muchas soluciones que podrían paliar el estado en que se encuentra el medio donde nos movemos, pero puede haber intereses que reconduzcan lo que debería ser por lo que es.

En cualquier caso ya sabemos que con la Revolución Industrial comenzaron los males para el medio ambiente; una revolución que fue tecnológica y también económica.

Añadir Comentario