ReVuo Información útil sobre lo que te rodea

Daniel Gabriel Fahrenheit

daniel gabriel fahrenheit

El científico Daniel Gabriel Fahrenheit es conocido sobre todo por sus aportaciones en el área de la meteorología.

Su trascendencia como inventor es tal, que todavía hoy en día se utilizan sus teorías. Éstas son de plena actualidad sobre todo en Estados Unidos. Allí se emplea, de forma común, la famosa escala de temperatura a la que el genial físico dio nombre.

Pero más allá de Norteamérica, la escala Fahrenheit se utiliza también en diferentes países, aunque no a nivel científico. En dicha escala el punto de congelación del agua está en los 32º F y el de ebullición en 212º F. Su unidad de temperatura, el grado Fahrenheit (º F)es igual a 5/9 de un grado Celsius o de un grado Kelvin.

El físico de origen alemán Daniel Gabriel Fahrenheit nació el día 23 de mayo de 1686 en la ciudad de Dantzig (en la actualidad Gda´nsk, Polonia). Ya de joven, demuestra tener grandes habilidades para las ciencias.

Empezará pronto a indagar y a perfeccionarse en este campo. Será un muchacho inquieto con muchas ganas de ver mundo y de viajar para conocerlo.

De este modo, visitó diferentes países europeos como Inglaterra y Francia.

Disfrutó mucho con tales viajes y al final decidió quedarse a vivir en Holanda. Vivía en este país algunas temporadas, mientras que en otras se quedaría en Inglaterra.

En estas tierras europeas pasará el científico gran parte de su vida, centrándose por completo en su gran pasión: el estudio de la física. Además, se dedicará a elaborar varios instrumentos de carácter científico.

El año 1709 es muy importante en la vida de Fahrenheit y en el de todo el mundo, en realidad. Es en este periodo cuando realiza un excepcional descubrimiento, que constituye un auténtico avance científico. Y es que el físico alemán inventó el termómetro de alcohol. Luego todavía mejoraría, ya que en 1714 inventa el termómetro de mercurio.

Pero antes de inventar éste último termómetro, el científico alemán descubrió un método para purificar el mercurio de manera que no se pegara en las paredes del tubo. Con el termómetro de mercurio (sobre todo utilizado en los pueblos de habla inglesa) podemos medir la temperatura.

De esta forma, con Fahrenheit empezó la aventura de estudiar el calor. Algo que luego también sería realizado por personajes tan importantes como: Lavoisier, Rumford, Kelvin, Gibbs y muchos otros.

Actualmente, a parte de los termómetros centígrados (muy usados en los países latinos) existen también otros sistemas con los que se puede medir la temperatura. Un buen ejemplo de ello es el sistema del célebre Reaumur, de nacionalidad francesa.

La escala de temperatura Fahrenheit tardaría un poco en llegar. Sería concretamente en el año 1724 cuando ésta fue desarrollada. No obstante, los estudios para poder establecerla habían empezado mucho antes en 1709.

El invierno de ese año en Europa no fue nada fácil. Hacía como un siglo que no había hecho tanto frío. Por ello, Fahrenheit adoptó por cero la temperatura que había hecho aquel invierno. Con una mezcla refrigerante a base de hielo, sal común y sal amoníaca consiguió hacer bajar la temperatura hasta este grado.

Luego, con el fin de marcar otro punto constante de su termómetro, Fahrenheit, siguiendo a sus predecesores (de los que destaca Isaac Newton) eligió la temperatura normal del cuerpo humano.

En esa época existía la creencia que la temperatura del ambiente nunca supera la de la sangre humana. Además, se pensaba que si sucedía tal hecho, la persona moriría. Éste, como sabemos hoy en día, era un concepto totalmente equivocado.

En principio, Fahrenheit marcó este segundo punto constante con el número 24 por la cantidad de horas del día solar medio. No obstante, más tarde se dio cuenta que esas divisiones de la escala termométrica eran demasiado grandes. El genio alemán dividió cada grado en cuatro partes, por lo cual la temperatura del cuerpo humano se designó con el número 24 x 4 = 96. De esta forma, logró establecer definitivamente el valor de la división equivalente a un grado. Graduando la escala de abajo a arriba, determinó que la temperatura de ebullición del agua era igual a 212 grados.

Visto esto nos podemos preguntar: ¿por qué razón Fahrenheit no empleó la temperatura de ebullición del agua como el segundo punto constante de su termómetro?

La respuesta es muy sencilla: simplemente, no lo hizo porque sabía perfectamente cuán variable es esta magnitud que depende de la presión del aire.

La temperatura del cuerpo humano le parecía más segura, ya que ésta es, sin duda alguna, mucho más constante que la otra.

Como hecho curioso, cabe destacar que en aquellos tiempos (lo podemos comprobar con un simple cálculo) se pensaba que la temperatura normal del cuerpo humano era igual a 35.5 grados centígrados, ni más ni menos.

Por poco aciertan exactamente la cifra, ya que hoy en día sabemos que simplemente hay que añadirle un grado más al número citado.

En el año 1734 Fahrenheit publica un gran libro que lleva por título: Transacciones filosóficas. En esta obra el excepcional científico alemán deja muy claras sus ideas y plasma los resultados que son fruto de sus numerosas investigaciones. Se trata de una obra magna que vale la pena, ya que en ésta descubrimos aspectos imprescindibles en el campo científico.

Aparte de las importantes aportaciones citadas del físico alemán a la ciencia, éste también realizó pequeños avances y otras muchas hazañas.

De este modo, se centró en la fabricación de diversos instrumentos meteorológicos, los cuales fueron todos de gran utilidad ya en aquel entonces.

Inventó el higrómetro y descubrió que, además del agua, hay otros líquidos que tienen también un punto de ebullición que varía con los cambios de presión atmosférica.

Después de toda una vida dedicada a las ciencias, el científico Daniel Gabriel Fahrenheit falleció en La Haya, Holanda el día 16 de septiembre de 1736.

Fahrenheit está considerado el fundador de la termometría científica por el hecho de haber diseñado la escala de temperaturas.

Hay tres escalas que se utilizan de forma común en la actualidad. Éstas son las siguientes: la escala Fahrenheit (ºF), la escala Celsius (ºC) y la escala Kelvin (K). Cada una de estas escalas emplea una serie de divisiones. Éstas están basadas en diferentes puntos de referencia.

Te puede interesar también…

Deja tu comentario!