El gen de la obesidad… ¡existe!

 

gen de la gordura

Comer sano, beber mucha agua, hacer ejercicio… nos sabemos la lección fresca de memoria, pero es una ley del universo que a veces uno no adelgaza ni con disciplina espartana.

Ahora se ha resuelto el misterio… ¡y podemos echarle la culpa a nuestro ADN!

Iroquois 3 -IRX3, el gen de la gordura

Porque un equipo de científicos de Chicago, Toronto y Sevilla ha dado con la clave del asunto: el gen de la gordura existe, y además tiene nombre y apellidos (de tribu india, por cierto)… Iroquois 3 -IRX3 para los entendidos- es quien reparte las cartas en esta caprichosa partida (junto a otros genes a los que capitanea): él otorgará a unos pocos la inmunidad de comer lo que se les venga en gana sin engordar, mientras que el resto de mortales estarán condenados a contar calorías hasta el fin de sus días…

Vale que quizás estemos poniéndonos un pelín dramáticos (además que los frescos no contamos calorías porque comemos rico y sanísimo siempre), pero no deja de resultar increíble que algo tan retorcido y diminuto pueda influir tantísimo en nuestro día a día…

“Hemos demostrado que la función del gen IRX3 en el cerebro esta implicada en la obesidad.

Se trata de un paso muy importante, porque ahora sabemos qué gen estudiar para entender mejor esta patología.”- afirma José Luis Gómez Skarmeta, uno de los responsables de la investigación.

Dicho estudio, publicado en la revista Nature, demuestra que el gen FTO (Fat mass and obesity associated), implicado en el desarrollo de la obesidad y la diabetes de tipo 2, no es el responsable directo (tal y como se creía hasta ahora).

“Cualquier asociación entre FTO y la obesidad parece que se debe a la influencia de IRX3″, apunta el investigador Marcelo A. Nóbrega.

Porque si bien el FTO aporta el elemento regulador (es decir, tiene la capacidad de activar o desactivar otros genes) y está implicado en el metabolismo de la grasa, el verdadero culpable es su primo lejano iroquois 3 (forma parte de la élite de los selectores, que determinan dónde se formarán los órganos y tejidos), quien influye directamente en el proceso mediante la regulación de otros genes.

gen obesidad

¿El problema? Que el IRX3 interviene en numerosos procesos esenciales del organismo… Por eso el reto es “averiguar cuál es la red de genes regulados por él, porque entre ellos estarán las dianas interesantes para probar baterías de nuevos fármacos”.

Este novedoso estudio ha probado que ratones con el IRX3 desactivado o modificado en el hipotálamo son un 30% más delgados, y también más resistentes a dietas altas en grasa.

Así que una vez más, la clave del misterio estaba oculta en el cerebro… No perderemos la pista al poderoso iroquois pero, como seguro que no hemos tenido la suerte de contar con su favor, seguiremos nuestro plan de vida fresca como si este asunto de la genética elitista no fuera con nosotros…

Añadir Comentario