Joseph M. William Turner: Biografía y obras del pintor

 

- Joseph M. William Turner: Biografía y obras del pintor

Joseph William Turner es un pintor británico que se le ha ligado al romanticismo debido principalmente a lo revolucionario de sus pinturas que traspasaban el impresionismo ya que en sus trazos se observaba una gran influencia de la tradición paisajista occidental.

Turner es sin duda uno de los máximos exponentes del romanticismo.

Biografía de William Turner

Este magnífico pintor nació el 23 de abril del año 1775 en la ciudad de Londres.

En lo referente a su vida en familia debemos decir que el padre de Turner era barbero, además de que fabricaba pelucas mientras que su madre era ama de casa.

Es su madre quien tiene un carácter difícil ya que tenía ataques de nervios cada poco tiempo, algo que al final le queda arraigado en la personalidad de Joseph ya que siempre se caracterizó por ser una persona depresiva.

Cuando el pintor cumple los once años, se va a vivir con su tío; momento en el cual empieza a desarrollar sus dotes como pintor ya que empieza a asistir a la escuela donde se pasa el día pintando.

William Turner y las acuarelas

Es en el año 1788 cuando Turner regresa de nuevo a Londres donde empieza a trabajar bajo las órdenes de un arquitecto que estaba especializado en la técnica de la acuarela.

En estos años de trabajo realiza diversos viajes por la geografía inglesa, algo muy positivo para su aprendizaje que se ve recompensado en el año 1791 ya que se hace con el premio de dibujo en la prestigiosa Royal Academy londinense.

El motivo del dibujo era un espectacular paisaje.

Tan sólo dos años tras este reconfortante acontecimiento para el pintor, Turner comienza a trabajar para el doctor en psiquiatría Thomas Monro quien el encarga que copie todos los dibujos que este médico poseía en su colección de arte ya que era un amante de la técnica pictórica.

Pinturas y obras de Joseph Turner

Cuando Joseph William cumple los 20 años de edad marca su comienzo en la pintura al óleo al tiempo que empieza a recibir encargos todos ellos de paisajes.

Aquellos primeros trabajos son recibidos por nobles quienes le reportan económicamente con buenos salarios.

Su aprendizaje e influencias también proviene no solo de visitar paisajes sino de otros artistas como Rembrandt.

Es en esta época cuando vemos que las pinturas de Turner son muy oscuras y dramáticas tal como vemos en obras como “El castillo de Dolbadern”.

Ya en el año 1800 Turner conoce a Sarah Danby, quien fue su pareja.

Sarah se había quedado viuda siendo todavía muy joven y fue con Turner con quien tuvo dos hijas a las que llamaron Gioirgiana y Evelina.

Dos años más tarde de conocer a su mujer, Turner hace un viaje a la capital de Francia donde acude al museo del Louvre conociendo así la pintura de Rafael, Rubens, Tiziano…
Es así como sus pinturas empiezan a cambiar siendo el color su mayor medio de expresión.

Es estos momentos bellos de su vida cuando recibe la noticia de que va a ser elegido miembro de la Royal Academy de Londres.

Toda una alegría para el artista.

Fue en el año 1807 cuando publica un libro de una de sus colecciones de grabados titulado “Liber Studiorum”.

Pero es aquí cuando Turner empieza a verse atacado por la crítica que dice que no define los contornos y que utiliza los colores de forma inapropiada.

En estas fechas Turner sigue evolucionando en su técnica pictográfica debido a que da mayor luminosidad a los colores claros lo que le dota a sus cuadros de una nueva visión.

Uno de estos ejemplos es su pintura “Pescador saludando a un mercante”.

Turner se relacionaba con los estamentos de la alta sociedad ya que gracias a sus frecuentes visitas a las casas de estos aristócratas sus obras de arte empezaban a ser más cotizadas por los miembros de la nobleza londinense, algo que a él le beneficiaba no solo en las ventas sino en el incremento del precio de sus cuadros.

De 1811 a 1828, el pintor londinense trabajó como profesor de perspectiva de la Royal Academy ya que es la perspectiva una de las técnicas que Turner estudia en profundidad durante toda su trayectoria como pintor.

Los viajes de Joseph William Turner siguieron siendo frecuentes hasta el punto de ser nombrado miembro de la Academia de San Lucas de la ciudad de Roma.

La estancia de este pintor en Italia fue muy fructífera para su aprendizaje ya que conoció gran cantidad de obras pertenecientes a muy diversos pintores, algo que reflejó en su obra titulada “Roma vista desde el Vaticano”.

A partir de entonces William Turner empieza a exponer en una galería situada al lado de su casa donde acompaña a sus cuadros por poemas escritos por él o que pertenecían a todos aquellos poetas que él admiraba.

En estos días la relación amorosa entre Turner y su mujer no funciona y el pintor empieza a verse frecuentemente con la prima de ésta con quien mantiene una relación de amor hasta el momento de su muerte.

En 1820 el reconocimiento de Turner es palpable ya que la nobleza se inclina fervientemente hacia todas las obras de este pintor siendo el paisajista más admirado por la aristocracia londinense.

Muchos son los viajes que tiempo después realiza el maestro del romanticismo ya que visita países como Italia, Francia y Escocia.

Así se refleja en su pintura ya que en su obra nos encontramos con por ejemplo un buen número de creaciones dedicadas a la ciudad de Venecia donde pasó una larga temporada en el año 1833.

Fue en el 1844 cuando Turner expuso en la Royal Academy su obra que le catapultó a la fama y que hoy en día sigue siendo apreciada por los amantes del arte.

“Lluvia, vapor y velocidad” era una representación del análisis que el pintor realizó durante varios años de la atmósfera, el color y la luz.

Tan solo un año más tarde el artista deja de tener contacto con la naturaleza y su pintura comienza una etapa de declive y de caos que no sitúan a sus obras en buen lugar entre la crítica.

En el año 1850 se produce su última exposición en la Royal Academy ya que tan solo un año más tarde el pintor contrae una enfermedad y fallece a los 76 años de edad.

El pintor en su testamento dejaba sus obras al gobierno inglés con la condición que construyesen un museo dedicado a él y a sus obras en diez años.

Finalmente su sueño no se vio realizado y las obras se vendieron dejando únicamente como exposición los trabajos que quedaban en su estudio que era un patrimonio artístico de 320 óleos y casi 20.000 acuarelas, además de diversos bocetos.

Joseph Turner representó el símbolo del romanticismo encarnado en sus paisajes que le encumbraron a la gloria no solo en su época sino también post mortem ya que hoy en día sigue siendo alabado y admirado por aquellos que acuden a visitar sus obras de arte.