Mauritshuis: El Siglo de Oro neerlandés

El Mauritshuis es uno de los museos más representativos de La Haya (Países Bajos).

Su misión consiste en mostrar lo mejor de la pintura neerlandesa.

La historia del Mauritshuis

La historia del museo se remonta a 1815 cuando se conforma el Real Gabinete de Pinturas gracias al donativo del Rey Willem I (1772-1845) de la colección personal de su padre, el Príncipe Willem V de Orange-Nassau (1748 – 1806).

Tal como su padre, el rey exhibe las obras de la colección estatal en la Galería Príncipe Willem V, situada en el Buitenhof, hasta que la necesidad de mayor espacio fuerza el traslado del Real Gabinete de Pinturas.

Así, en 1822 la pinacoteca se establece en el Mauritshuis, un palacio estatal construido para el Conde Johan Maurits de Nassau-Siegen en el siglo XVII.

Tras su inauguración, el rey Willem I toma diferentes medidas para aumentar la colección del museo.

Por un lado, toma decisiones controvertidas tales como ubicar la “Vista de Delft” de Johannes Vermeer en el Mauritshuis a pesar de haber sido comprada para el Rijksmuseum (1822).

Por otro lado, destina parte de los fondos reales a la compra de obras hasta 1832, tras la crisis de la revolución belga.

A partir de 1875, el Mauritshuis sostiene una política de adquisiciones enfocada en pinturas holandesas y flamencas, especialmente aquellas pertenecientes a los artistas más emblemáticos del Siglo de Oro neerlandés.

Paralelamente se efectúan valiosas donaciones, entre las que destacan:

  • “La joven de la perla” de Vermeer (donada por Arnoldus Andries des Tombe)
  • “Andrómeda”, “Homero” y “Saúl y David” de Rembrandt van Rijn (por Abraham Bredius)
  • “Joven comiendo ostras” de Jan Steen y “Mujer escribiendo una carta” de Gerard Ter Borch (por Henri Deterding)
  • Una marina de Salomon van Ruysdael (por Louise Thurkow-van Huffel)
  • Una naturaleza muerta de Willem Kalf,
  • Un paisaje brasileño de Pieter Post
  • Un paisaje con campesinos danzando de Roelant Savery (por Willem Baron van Dedem)

En 1995 el museo es privatizado y la fundación creada asume la custodia del edificio y la colección, entregada en forma de préstamo a largo plazo.

Arquitectura del Mauritshuis

El Mauritshuis, emplazado en los antiguos jardines del Binnenhof (el Parlamento), fue construido por el arquitecto Jacob van Campen (1596 – 1657) y su asistente, Pieter Post, en el siglo XVII.

El palacio ejemplifica el clasicismo holandés inspirado en la obra de Palladio y Scamozzi: los cuatro lados de la fachada presentan pilastras colosales, capiteles jónicos, cornisas y tímpanos dispuestos simétricamente.

Interiormente, cuatro apartamentos se distribuyen simétricamente en los dos pisos del palacio y cada apartamento contiene una antecámara, una cámara, un gabinete y un guardarropa.

Los apartamentos se dividen por un pasadizo central, una escalera y el Gran Salón situado en la zona posterior del palacio.

La decoración y los muebles pertenecen al siglo XVIII, ya que el palacio se restauró debido al incendio de 1704.

Colección del Museo de la Haya

El museo posee una de las colecciones más importantes en los Países Bajos, destacando la obra de los artistas pertenecientes al Siglo de Oro neerlandés (siglo XVII), como Paulus Potter, Salomon van Ruysdael, Frans Hals, Jan Steen, Rembrandt van Rijn, Johannes Vermeer y otros.

El museo también cuenta con obras de la escuela flamenca, especialmente de Peter Paul Rubens, ofreciendo una magnífica panorámica del arte neerlandés.

La colección también sobresale por una amplia variedad de temáticas y géneros trabajados por los artistas, tales como escenas históricas y alegóricas, retratos, escenas de la vida cotidiana, paisajes, marinas, naturalezas muertas y escenas de tierras exóticas.