Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC): Emblemático

Este museo está constituido para ofrecer una completa imagen del arte catalán a través de los diferentes estilos y períodos.

Ubicación del MNAC

El Museu Nacional d’Art de Catalunya, conocido por sus siglas MNAC, se encuentra situado en el emblemático edificio del Palau Nacional de la montaña de Montjuïc de Barcelona.

La montaña de Montjuïc está denominada centro museístico por excelencia de la Ciudad Condal.

Origen del Museu Nacional D’Art

El 2 de noviembre del año 1990, y bajo el fruto de la aprobación de la ley de Museos de Cataluña, nació este museo tras la unión de las colecciones del antiguo Museu d’Art de Catalunya de 1934, con importantes colecciones de arte Románico, Gótico, del Renacimiento y del Barroco, con las colecciones de arte de los siglos XIX y XX del Museu d’Art Modern, creado en 1945.

Todo esto fue declarado museo nacional, junto a la incorporación de una nueva estructura museística del gabinete de dibujos y grabados, el de numismática de Cataluña y la biblioteca general de Historia del Arte.

Inauguración del MNAC

Con la inauguración del Museu Nacional d’Art de Catalunya el 11 de noviembre de 1934 se culminó una larga labor de recuperación y conservación de patrimonio que comenzó en la segunda mitad del siglo XIX.

En el año 1996 se crea el departamento de fotografía y pasa a formar parte del proyecto museístico.

El 15 de noviembre de 1995 inauguran la sección de Arte Románico y reapertura del Museo, y en el 1997 la de Arte Gótico.

Obras y colecciones del Museu de Catalunya

En febrero del 2000 se inicia la tercera fase de la obras de rehabilitación con la ubicación en el Palau Nacional de las colecciones del Renacimiento y del Barroco, las de los siglos XIX y XX, el gabinete numismática de Cataluña, el gabinete de dibujos y grabados y la biblioteca general de Historia de l’Art.

En el año 2004 se produce la instalación definitiva de todas las colecciones de arte del MNAC, y es el 16 de diciembre de este mismo año cuando los Reyes de España presiden la inauguración.

El MNAC es un consorcio constituido por el Ayuntamiento de Barcelona, la Diputación catalana y el Ministerio de Cultura.

El fondo patrimonial del MNAC está compuesto por las colecciones y por los fondos de la biblioteca de Historia del Arte y del Archivo General.

Arquitectura del edificio

El edificio es un ejemplo de la arquitectura ecléctica que predominó durante la época del Neoclasicismo español, bajo los imperativos de la Ilustración.

El Museu Nacional d’Art de Catalunya se estructura dentro de los 45.000 metros cuadrados de superficie y los 12.000 metros cuadrados de exposición de sus obras.

Tres lápidas con inscripciones latinas, islámicas y hebreas en la primera sala, adentran al visitante a un mundo donde el arte se proclama en todo su esplendor.

En la planta baja encontramos el arte románico, gótico, el Renacimiento y Barroco, colección Cambó y Thyssen.

En la primera planta se encuentra el arte moderno, la colección Carmen Thyssen, los dibujos, grabados, fotografías, exposiciones temporales y parte del Renacimiento y del Barroco.

En la primera sala podemos contemplar el ábside de Sant Pere de la Seu d’Urgell y diversas técnicas artísticas.

De nuevo encontramos escultura en la sala cuarta.

La sexta sala se dedica a la escultura monumental.

En la octava aparecen imágenes talladas en madera.

En la decimosegunda obras que reflejan la renovación experimentada por el arte occidental desde el año 1200, en la pintura, la miniatura y la orfebrería.

La colección del MNAC

En la actualidad el fondo del MNAC posee casi 250.000 obras en las diferentes colecciones.

Si damos un paseo por cada una de las salas del museo podemos encontrar diferentes artes.

La sala de arte románico, una de las más destacadas del museo, reúne fundamentalmente obras catalanas de los siglos XI, XII y XIII, y también obras de períodos anteriores.

La colección está dedicada principalmente a la pintura románica, de la cual posee piezas de un valor incalculable.

La mayoría están realizadas sobre tabla o fresco, procedentes de parroquias rurales de la comunidad catalana.

Son importantes también los fondos de pintura sobre tabla, la talla en madera, la escultura en piedra, la orfebrería y el esmalte.

La riqueza material y la abundancia decorativa es propia del arte gótico en diferentes tipologías tales como la pintura mural, sobre tabla, escultura en piedra, madera, marfil,… todo ello proviene principalmente del siglo XIII y finales del XV.

También podemos encontrar espacios monográficos con temas funerarios, la figura del donante o la representación de la Virgen en la escultura europea.

Gracias a las donaciones y adquisiciones de colecciones particulares, en los siglos XVI, XVII y XVIII, se creó un fondo de obras del Renacimiento y del Barroco.

En esta colección proviene también de Flandes, Italia y resto de España.

Nombres se autores como Zurbarán, El Greco, Velázquez, Rubens,… retumban por los pasillos de este museo.

El arte moderno concentra los siglos XIX y XX.

Principalmente priman las obras del movimiento modernista y novecentista.

También un conjunto de escultura de vanguardia.

Dentro de la abundante obra, aparece el legado Cambó con un conjunto de pintura europea del siglo XIV hasta comienzos del siglo XIX, con obras del Quattrocento italiano y del Cinquecento, de los Países Bajos, del Siglo de Oro español y hasta el rococó.

Desde el año 2004 acoge la colección Thyssen-Bonermizsa.

Entre otras colecciones existen dibujos, grabados y carteles del siglo XVII hasta los movimientos de vanguardia.

Junto a ello aparecen conjuntos de fotografías, unas 6.500 ejemplares, que abarcan desde el pictorialismo, vanguardias, fotoperiodismo,… principalmente son donaciones, depósitos y del Fondo de Arte de la Generalitat de Catalunya, formado por cincuenta fotógrafos, entre los que se encuentran: Humberto Rivas, Jorge Ribalta, Antoni Capañà, Joan Colom,… y de la agrupación de fotógrafos de Cataluña.

Por supuesto, no hay que olvidar la colección de 130.000 piezas de numismática con su principal adquisición de la colección pública de monedas, medallas y papel valor del país.

Pero sin duda, una de sus joyas más preciadas es la Virgen dels Consellers, de Luis Dalmau.

Además de las exposiciones permanentes y de las itinerantes, el museo realiza otras funciones para la conservación, restauración, difusión y documentación de las obras de arte.