La Niebla: Qué és y cómo se forma

 

- La Niebla: Qué és y cómo se forma

La Niebla es, en realidad, un hidrometeoro, que consiste en la formación de innumerables gotas de agua (tan diminutas que son capaces de mantenerse en suspensión) y que constituyen una o más nubes cuya disposición espacial se sitúa muy cerca de la línea del suelo de la Tierra.

¿Cómo se forma la Niebla?

La Niebla se forma en la Troposfera, esto es, en la parte de la Atmósfera localizada en su base, que comprende la superficie de la Tierra y la Estratosfera.

Dependiendo de la latitud en la que nos encontremos, la Troposfera se sitúa a una altitud variable, así en las dos zonas polares la altitud máxima ronda los once kilómetros, mientras que en latitudes ecuatoriales llega a los quince kilómetros.

La Troposfera es la parte de la Atmósfera donde se producen los fenómenos de carácter meteorológico, como el que ahora nos ocupa, la Niebla.

La Niebla se diferencia de lo que viene en denominarse como Nube por la proximidad de aquella a la Tierra.

Esa formación nubosa consta de una masa de diminutas gotas de agua que se llegan a formar debido a la condensación del vapor acuoso sobre la superficie terrestre.

Tipologías y clases de Nieblas

Dentro de las variedades de niebla que puede encontrar cualquier observador, se distingue, en función de la causa de su formación y de su evolución, de la siguiente manera:

Por precipitaciones

Se puede formar la Niebla como consecuencia de la presencia de una tormenta, bien de nieve o bien de lluvia, si dichas tormentas atraviesan una masa de aire cuya temperatura es superior a la temperatura de las precipitaciones formadas en el espacio en que se sitúan dichas tormentas. Es decir, la diferencias de temperatura, en el paso de frentes cálidos y fríos en las capas de la Atmósfera, y en caso de tormenta, pueden provocar bancos de niebla.

Por la ascensión de masas de aire

Cuando masas de aire se enfrían y ascienden consiguiendo la expansión también es muy probable que se forme la Niebla. Este fenómeno es muy común en zonas de alta montaña si se da la circunstancia de un desequilibrio de temperaturas y la masa de aire ascendente es fría.

Por advección

La advección es la acción y el efecto de llevar o arrastrar algo. En este caso, en meteorología, la advección viene a significar la entrada de una masa de aire frío o cálido en un territorio.

Para que se produzca Niebla se debe dar una corriente de aire cálido y húmedo, cuyo movimiento corre parejo a una masa más fría, que bien puede ser sobre la tierra o sobre el agua. Este tipo es común en los Océanos.

Por radiación

Es la Niebla que solo se localiza sobre la línea del suelo. Se inicia como consecuencia del enfriamiento de la Tierra por la radiación del Sol. Durante la noche, la temperatura del agua va descendiendo de forma progresiva, pero la temperatura de la Tierra desciende más aceleradamente, por esta razón se enfría más que el aire que hay sobre ella.

De tal manera, se compone una Niebla espesa que tiende a desaparecer conforme amanece, hasta disiparse totalmente con la luz de la mañana.

Una clasificación menos exhaustiva de este fenómeno atmosférico:

La bruma, aquellas nubes que, encontrándose a ras de suelo, ofrecen a dicho observador una visibilidad nunca superior a un kilómetro.

La neblina, considerada como niebla tenue, permite una visibilidad entre uno y dos kilómetros al observador.

La niebla meona, vocablo admitido por la Real Academia Española (de la Lengua). Es aquella niebla que sin llegar a producir precipitaciones, sí que termina por hacer desprender pequeñas, o como la propia Academia indica, menudas gotas de agua.La niebla, según el caso, dificultará la visibilidad en función de la mayor o menor concentración de las diminutas gotas de agua de lluvia que la conforman.

Existe un catálogo de medidas establecido en función de la visibilidad que concede la Niebla:Situación del observador: VisibilidadDe 0 a 25 metros. Niebla densa en extremo.

  • De 25 a 50 metros. Niebla muy densa, permite visibilidad mínima.
  • De 50 a 100 metros. Niebla espesa, permite visibilidad mínima.
  • De 100 a 500 metros. Niebla, permite muy poca visibilidad.
  • De 500 a 1.000 metros. Niebla, permite poca visibilidad.
  • De 1.000 a 4.000 metros. Neblina o calima, permite visibilidad escasa.
  • De 4.000 a 10.000 metros. Atmósfera diáfana, permite visibilidad moderada.
  • De 10.000 a 20.000 metros. Atmósfera diáfana, permite buena visibilidad.
  • De 20.000 a 50.000 metros. Atmósfera diáfana, permite muy buena visibilidad.
  • Distancia de 50.000 metros o más. Atmósfera diáfana, permite visibilidad excelente.

Influencias de la niebla en el ser humano

La influencia en el ser humano de la Niebla suele ser perjudicial.

La sensación de humedad e incluso de escalofríos, si esta es intensa, puede ocasionar problemas de salud, sobre todo en personas con dolencias relativas a reumas.

También se dice que la Niebla produce un influjo negativo sobre el estado de ánimo debido a la opresión que ejerce sobre las personas, algo que tiene difícil comprobación.

Añadir Comentario