Pinacoteca de Brera: Referente artístico milanés

La Pinacoteca de Brera es considerada una de las más importantes del mundo por su colección de pintura antigua y moderna.

La Pinacoteca di Brera, el museo más importante de Milán y uno de los citados como más importantes del mundo debido a su gran colección de pintura antigua y moderna se encuentra en la Via Brera de la citada ciudad, en Italia.

Origen de la pinacoteca de Milán

Esta pinacoteca adquirió su nombre del convento de la Orden de los Humillados, citado por primera vez en libros históricos en el año 1178, en el siglo XII.

Esta Orden construyó a mitad del siglo XIII una iglesia que se mantuvo hasta el siglo XIX, dedicada a Santa María de Brera, que significa en latín “del prado”.

El nombre de esta iglesia fue tomado posteriormente para mentar el conjunto arquitectónico.

Sin embargo a mediados del siglo XVI se produjo un hecho que provocó la desaparición de la parte conventual y la expropiación de los bienes y terrenos de la Orden; San Carlos Borromeo, el cardenal de esta orden sufrió un atentado que terminó con su vida.

El resultado de este incidente fue la decisión del entonces papa Gregorio XIII de abolir la Orden de los Humillados en 1571.

Fruto de esta expropiación, la Orden jesuita pudo dedicar los bienes a construir una universidad.

El proyecto fue tomado por el arquitecto Martino Bassi en 1591, pero su sucesor Francisco María Richini realizó cambios sustanciales en la idea inicial de Bassi, de forma que formuló un nuevo proyecto en 1615.

La muerte en 1658 del arquitecto Richini dejó incompleta la costrucción, que no se terminaría hasta el siglo siguiente, cuando las fórmulas del nuevo estilo Barroco estaban en pleno auge.

Coincidiendo con el término de la construcción, en el año 1762 se disolvió la Orden jesuita debido al gran poder económico y político que había llegado a adquirir.

Por estas fechas, se impuso en el mundo del arte la corriente del Neoclasicismo, de forma que se realizaron algunas reformas en el conjunto de Brera de la mano del arquitecto italiano Piermarini.

Para entonces Milán se encontraba bajo el dominio del Imperio austriaco.

La emperatriz María Teresa, en 1773, tomó el conjunto bajo su protección, de forma que ordenó que el conjunto albergara a distintos oganismos tales como la Scuela Paolina, la Bibliotea, el Observatorio Astronómico, el Instituto Histórico Lombardo y la Academia de Bellas Artes, creada en 1776.

Este último organismo fue el que implicó la creación de la Pinacoteca, ya que fue considerado necesario para complementar el estudio y la correcta formación de los artistas.

En 1882 la Pinacoteca di Brera logró su independencia de la galería de Bellas Artes, de forma que fue renovado y se inauguró la última vez (sufrió diversas inauguraciones durate el transcurso de la historia) a mediados de 1950.

Arquitectura de la Pinacoteca

Gracias a la ampliación al Palacio Citterio en 1700, la Pinacoteca obtuvo nuevos espacios donde expandir sus colecciones, y adquirió un carácter moderno.

El aspecto de la Pinacoteca es a grandes rasgos muy barroco, con grandes columnatas y rampas de acceso.

Tiene también un gran cortile a la italiana, decorado con gran cantidad de bustos en bronce pertenecientes a personalidades ilustres.

La colección de arte del museo di Brera

Una vez situada histórica y arquitectónicamente la Pinacoteca di Brera, llega la parte esencial de ese Centro de Arte, su colección.

Ésta, da sus primeros pasos con la Academia, aunque su fundación real no llega hasta 1803, fecha en la que Giusseppe Bossi, pintor y académico, otorga los estatutos de la Academia, documentos en los que se regula específicamente la gestión de la Pinacoteca.

El fin de este nuevo organismo será la enseñanza y la exposición al público.

Estas fechas son importantes, ya que para entonces ha entrado en el escenario mundial Napoleón Buonaparte, quien votaba por la liberalización de la cultura y su extensión fuera de las élites tradicionales.

De forma que se dieron grandes desamortizaciones sobre las propiedades eclesiásticas, lo cual tuvo gran importancia ya que en Italia la Iglesia controlaba un gran porcentaje sobre el total de la producción artística.

Entre 1801 y 1811 Giusseppe Bossi fue el director de la Pinacoteca, y aprovechó esta situación política para nutrir de un gran número de obras expropiadas a la Iglesia al Centro.

Era tal la cantidad de obras que entraban a formar parte de la Pinacoteca, que en 1808 se consideró imprescindible la demolición de la iglesia de Santa María di Brera, para dotar de un mayor espacio aprovechable al Centro.

De modo que en 1809, se realizó la segunda inaguración de la Pinacoteca con el fin de dar a conocer en exposición las obras requisadas, cuyo elemento central era, “Los Desposorios“, de Rafael.

Durante esta época se logró un exhaustivo seguimiento de la procedencia y detalles de las obras, por lo que actualmente podemos tener más información acerca de ellas.

En 1813 gracias a un pacto con el que se daba paso a un programa de intercambio de obras de arte con el Museo de Louvre, la Pinacoteca di Brera consiguió cinco pinturas de artistas tan destacados en el panorama internacional como Rubens, Joardens, Van Dyck y Rembrandt, con el fin de satisfacer la necesidad de representar la escuela Flaminga del siglo XVII.

Otros lugares que también enriquecieron la Pinacoteca con sus obras fueron el Veneto, la Gallería Dampieri en Boloña y la Quadreria Vescovile en Milán.

La enorme colección artística de esta Pinacoteca se encuentra dispuesta en 31 salas situadas en el primer piso, ordenadas geográfica y cronológicamente.

Pinturas y retratos venecianos

Cabría destacar las “Pinturas y retratos venecianos de los siglos XV y XVI”, donde encontraríamos a artistas tan renombrados como Mantegna, Bellini, Carpaccio y Lotto, y las “Pinturas venecianas del siglo XVI”, donde se situarían personajes como Tiziano, Tintotetto, Veronese y Savoldo.

También nombres como Piero della Francesca, Raffaello, Bramante, Carracci, Caravaggio y Correggio suenan como los más destacados en la colección.

Actualmente podemos encontrar en el complejo de la Pinacoteca di Brera otros organismos como la Biblioteca, el Observatorio Astronómico, el Jardín Botánico, el Instituto Lombardo de Ciencias y Letras y la Academia de Bellas Artes, entre otros.