ReVuo Información útil sobre lo que te rodea

Problemas en el Embarazo

problemas en el embarazo

Surgen muchos problemas durante el embarazo. Muchos se solucionan con tratamientos mínimos. Hable con sus amigas; ellas también los han tenido. Use métodos naturales siempre que sea posibles.

Descanse tanto como pueda. Los malestares matinales son inevitables. Las pérdidas de sangre requieren inmediata atención médica.

Para la mayoría de las mujeres, los días del embarazo son felices y relativamente libres de incomodidades y problemas. Es verdad. Pero es inevitable que algunas anomalías ocurran de vez en cuando. Después de todo, en la región pélvica se están produciendo grandes cambios.

Una masa que crece rápidamente se está desarrollando allí, y con el tiempo gradualmente desplazará los órganos de la zona abdominal. Cuando eso ocurre, éstos se tienen que desplazar para dar lugar al bebé.

Como afrontar los contratiempos de un embarazo

Además, ciertas presiones tensiones son propias del embarazo. Además de esto, la producción de sustancias químicas en cantidades extraordinarias por parte de los órganos de la pelvis suele ejercer una profunda influencia sobre todo el organismo.

Aunque las mujeres se ajustan automáticamente y de manera notable a esas alteraciones,’en algunas se suelen producir síntomas preocupantes.

c

 Aquí va la lista, junto con algunas recomendaciones acerca de cómo se los puede contrarrestar.

  • La acidez de estómago. La pequeña válvula de la parte inferior del esófago tiende a debilitarse. Por esa razón los ácidos del estómago fácilmente pueden ser regurgitados o “devueltos” hacia la parte inferior del esófago.

Esto produce una sensación de ardor que comúnmente se llama “acidez de estómago“. No tiene nada de siniestro, y no es indicio de enfermedad alguna.

Si se presta atención a las comidas se suele aliviar este mal. Si se evitan los estimulantes, por ejemplo, se dará un buen paso en esa dirección. Si se eliminan las especias, los condimentos, las salsas y los pickies, y se evita la ingestión de té verdadero (no de hierbas) o de café, se reducirá el problema.

Cantidades reducidas de alimentos tomados a intervalos regulares pero más a menudo, que no contengan estimulantes, ayudará.

Como afrontar los contratiempos de un embarazo

Tomar más leche, o productos derivados de ella, puede ser útil. A veces ciertas tabletas que contienen antiácidos pueden proporcionar alivio si la acidez es intensa.

Algunos compuestos que contienen ácido algínico y que se presentan en forma de granulos, le ayudan a algunas mujeres.

Estos preparados son completamente inocuos. Un par de almohadas más, que le ayuden a la paciente a dormir semisentada, mantendrá los ácidos estomacales donde deben estar. Algunas han descubierto que es una buena idea poner un ladrillo debajo de la almohada (lo que las obliga a dormir en una posición similar a la descrita).

Pero para otras esto es incómodo, y existe también la tendencia de deslizarse hacia el fondo de la cama.

  • La constipación o estreñimiento

Parece que es bastante común. Es verdad. La constipación o estreñimiento es común durante el embarazo, especialmente en las últimas etapas.

Los intestinos han perdido algo de su tensión y su firmeza, y tienden a ablandarse. Más adelante, con el aumento de presión que ejerce la matriz agrandada, la situación se agrava.

Un aumento de la ingestión de líquidos ayuda (preferiblemente si son jugos de frutas o agua pura, pero no té, ni café, ni bebidas azucaradas o alcohólicas). Trate de restablecer el movimiento normal de los intestinos. El momento acostumbrado es después de una comida.

Como afrontar los contratiempos de un embarazo

Fije un momento para cada día, digamos después del desayuno, y concéntrese en esto; los resultados frecuentemente son buenos. Últimamente se reconoce que es sumamente importante añadirle fibra a los alimentos para ayudarle al intestino a cumplir su función.

El mero hecho de agregarle de una a tres cucharadas de salvado de trigo a cada comida puede dar excelentes resultados. El salvado absorbe los líquidos. De esta manera aumenta el volumen de lo que pasa por allí, y se reduce muchísimo el tiempo de permanencia de ese material en los intestinos.

El salvado puede ingerirse con otros alimentos que ya tienen un índice alto de fibra. Al cereal del desayuno, por ejemplo, se le puede añadir salvado. También es una buena idea añadirle dátiles partidos en rodajas, higos secos, ciruelas secas y pasas de uva. Añádales un poco de leche, o agua con miel, si lo desea.

Existe un producto que se llama granóla. Consulte a la editorial que publica esta obra para conseguir más información al respecto. La granóla se prepara con cereales naturales. Es un alimento de valor nutritivo relativamente alto.

Es una especie de garantía escrita para el normal funcionamiento de los intestinos. Si se emplea este sencillo sistema, el uso de laxantes y enemas -la alternativa- será completamente innecesario.

  • Los dolores de cabeza, las palpitaciones y los desmayos.

Pueden aparecer dolores de cabeza, a menudo suaves y muy pocas veces fuertes. Sentir los latidos del corazón, se haga ejercicio o no, también es muy común. Ninguno de estos síntomas es grave. En realidad, se suelen manifestar en la mayoría de las mujeres embarazadas. Se debe sencillamente a que las reservas de sangre del organismo están alteradas.

Con el embarazo, una gran cantidad de sangre se desvía de la circulación usual a la región pélvica, donde tiene que ayudar a esa vida nueva que se está desarrollando allí. Por esta razón tienden a producirse esas anormalidades circulatorias.

Estos síntomas no son ni graves ni peligrosos. No son señales de que se está desarrollando alguna enfermedad siniestra. Son totalmente limitados, y desaparecerán por completo con el tiempo. Acuéstese y póngase una bolsa con hielo en la frente. Con frecuencia esto alivia.
  • Las várices A muchas mujeres les aparecen várices en las piernas durante el embarazo. Así es. Son el desarrollo de vasos sanguíneos prominentes, particularmente en las piernas, muy comunes durante el embarazo.

En realidad muy pocas mujeres se libran de esto. En algunos casos es muy notorio, y desafortunadamente pueden persistir después del parto. Con frecuencia duelen las piernas,y mientras más prominentes sean las venas, mayor será la incomodidad.

Se agravan si la mujer pasa muchas horas de pie, especialmente en superficies duras, como ser pisos de baldosas. Muchas mujeres que siguen trabajando durante el embarazo, y que tienen que estar de pie todo el día, pueden certificar que esta situación es bastante incómoda.

La tendencia a tener várices a veces se hereda, de manera que si los padres de la paciente las tuvieron, lo más probable es que ella también las tenga.

Son producidas por esa masa que crece en la pelvis y oprime las venas grandes que llevan la sangre de las extremidades hacia los pulmones.

Cuando la presión es demasiado grande, se suelen romper las válvulas de las venas que retienen la sangre de manera que no caiga, y por eso se forman esos nódulos que llamamos varices.

¿Existe algún tratamiento sencillo y satisfactorio?

Puede hacerse mucho para intentar solucionar este problema. Es importante que la paciente se mantenga lejos de los pisos duros por tanto tiempo como pueda.

El uso de medias elásticas a veces da buenos resultados. En muchos lugares se venden prendas especiales para embarazadas, y entre ellas están estas medias. Tanto como sea posible, mantenga los pies en alto, preferiblemente al nivel de las caderas o más alto aún. Esto le ayuda a la sangre a regresar al centro del cuerpo.

A algunas mujeres les ayuda acostarse de espaldas sobre el piso, con las piernas en ángulo recto apoyadas contra la pared. Esto tiene el mismo benéfico efecto que acabamos de describir.

Puede contribuir muchísimo a la comodidad personal. Un sencillo masaje a las piernas, mediante el uso de movimientos suaves y de barrido desde los pies hacia arriba, también puede ser de mucha ayuda.

A veces los doctores ponen inyecciones en las venas más prominentes, pero es mejor hacerlo después del parto. Muchos de los vasos hinchados vuelven a la normalidad en ese momento y entonces pueden tratarse los problemas más graves, si todavía persisten.

Hay doctores que creen que las venas varicosas no deben tratarse sino después de la menopausia, cuando la capacidad reproductiva de la mujer se ha extinguido definitivamente.

Esperamos haberte despejados algunas dudas sobre los problemas en el embarazo. En Revuo nos despedimos, hasta la próxima 🙂

Te puede interesar también…

Deja tu comentario!