Rancho Nápoles: Una propiedad envidiable

 

Muchos de los hombres y mujeres más adinerados del mundo tienen una que otra excentricidad, por ejemplo en Colombia, Pablo Escobar, un extinto y temido jefe de la mafia poseía no sólo una hermosa propiedad, sino además dentro de ella un exclusivo zoológico.

Dicho terreno se ofrecía como un importante atractivo turístico, ya te imaginarás cómo puede llegar a ser, pues bien, de esta extensa y suntuosa hacienda sólo queda un maravilloso recuerdo de ostentosidad y poder, sumada a una inhóspita naturaleza.

Ahora bien, Nápoles una zona de casi 3,000 hectáreas es una evocación de mando y señorío, ya que a él sólo podía ingresar aquel que tuviera el visto de aprobación del patrón, seudónimo adquirido por Pablo Escobar.

Allí los animales más exóticos gozaban de un habitad bien acoplado, por otro lado allí Escobar hacía alarde de un Ford de los años 30 el cual estaba agujereado; de él se decía que era el mismo de Bonnie & Clyde y que el patrón lo había obtenido de una productora de Hollywood, no obstante se presume que era sólo una suposición.

Pero volviendo a los animales hay algo que es aparentemente increíble y es que Pablo Escobar poseía dentro de sus animales jirafas e hipopótamos del África, canguros de Australia, algunos elefantes de la India, del mismo modo poseía unos cuantos camellos del Sahara, auquénidos de Perú, búfalos de Estados Unidos; pero además contaba con vacas traídas desde Escocia y otros cuantos animales provenientes otras muchas partes; en fin, esta hacienda sumaba más de 200 especies exóticas y todas eran sustentadas por el narcotraficante.

Pero además esta no era la única característica llamativa de su hacienda, además dentro del Nápoles también habían 10 lagos artificiales, 6 piscinas, canchas de fútbol y tenis, colecciones de automóviles, un parque de diversiones con dinosaurios diseñados en unas dimensiones considerables; asimismo dentro de sus locaciones tenía discotecas, teatro, plaza de toros, caballerizas e incluso un hospital.

De otra parte la casa principal fue inspirada en la maravillosa arquitectura colonial española, no obstante, todo este lujo y esplendor quedó en manos del gobierno nacional colombiano, cuando dicha propiedad fue desmantelada.

Ya para 1,992 una vez que el Estado intervino pretendió entregar los animales al Inrena, es decir, al Instituto Nacional de Recursos Naturales, sin embargo parece ser que dicha organización no fue capaz de aceptar magno obsequio ya que alegaron que el presupuesto para la sostenibilidad de los animales era escaso, así pues los exóticos animales pasaron a manos de diversos zoológicos de dicho país, otros tantos murieron y los pocos que sobrevivieron fuera del cautiverio se refugiaron en tierras cercanas.

Y de la extensa e inigualable hacienda Nápoles sólo resta decir que desde Agosto del 2,004 se dividió en algo semejante a un museo del crimen, se ubicó de igual modo otro terreno para una cárcel y por último se un dio apertura a un complejo turístico y centro de desarrollo de proyectos agrícolas, así este paradisíaco lugar es simplemente un recuerdo de lo que alguna vez fue la isla de la fantasía.

Añadir Comentario