Roy Lichtenstein Biografía y obras del Pop Art

 

Roy Lichtenstein, Nueva York (1923-1977) es, junto a Andy Warhol, el representante más destacado del Pop Art.

Innovador donde los haya, alcanzó su madurez así como reconocimiento y fama mundial allá por los años sesenta.

Destacó su originalidad y su referencia y porqué no decirlo, su amor por las viñetas de cómic.

Esas mismas viñetas que inundaban los periódicos estadounidenses con el fin de provocar risa, sorpresa o cualquier sentimiento en los lectores pero que, para Lichtenstein suponían una fuente de inspiración.

Digamos que Roy pretendía darle un giro comunicativo.

Expresar algo que nadie conseguía y así, darle un cambio a su sentido original.

Según este artista estamos en una sociedad donde el avance tecnológico hace que todos los productos tengan el mismo valor y que, por consiguiente, seamos los consumidores los que influimos en el valor estético de cada objeto.

A la pregunta de porqué pintaba cuadros de ese tipo, Lichtenstein respondía que esto lo habían hecho todos los pintores de algún modo pero lo importante no es el modelo si no el cuadro.

Apoyándonos en una frase popular, para Lichtenstein lo importante era que el marco ensalzara el cuadro.

Unos cuadros que tenían la característica de sorprender por su contenido cercano a la realidad.

Lichtenstein sabía que una imagen valía más que mil palabras y otorgaba la importancia que ello tiene.

No es de extrañar entonces que en sus obras haya objetos cotidianos como unas zapatillas o un teléfono.

Nos explica a su vez, el impacto tan enorme que puede tener una imagen en la cultura popular, en las mentes humanas y por lo tanto, en todo el comportamiento humano.

Sus influencias más cercanas a parte del cómic fueron la televisión y la publicidad por la cantidad de mensajes que podían llegar a emitir al día.

Roy descubrió entonces que sus cuadros tenían que tener una misión clara: ingenio y reconocimiento.

Tanto es así que para el lo primordial es que sus obras no fueran catalogadas de obras maestras pero si que fueran reconocidas al instante.

Como si dejasen una huella en el recuerdo del espectador; al igual que lo hacen anuncios publicitarios, series televisivas, imágenes impactantes etc.

Inicios del pintor Lichtenstein

Sorprende sus inicios en la pintura. Comenzó como pintor expresionista abstracto y posteriormente encontró la inspiración en los papeles de chicle y pasó a experimentar con los dibujos que allí encontraba.

Fue el primer paso de un camino plagado de éxitos puesto que a partir del año 1961 se dedicó a producir imágenes comerciales de producción mundial.

Su obsesión por la imagen y su repercusión a nivel cuantitativo era una de sus metas.

Good morning, Darling(1964), una de sus obras más conocidas es, una historieta de cómic, que representa con la técnica de puntos y una utilización impecable de los colores primarios, como una joven observa al parecer una fotografía.

A primera vista, la mirada de la joven y su suspiro nos parece decir que está enamorada y que observa encandilada la fotografía de su amado.

Pues bien, si observamos detenidamente (incluido el bocadillo), vemos como la chica con cara reluciente (muchas quisiéramos ese rostro tan perfecto recién levantadas) en realidad se mira a sí misma a través de un espejo.

Lichtenstein juega así con la perspicacia y agudez del receptor de su obra.

La verdad es que Lichtestein estuvo a la sombra de Warhol aunque no bebía los vientos por la fama como éste último.

Warhol respondía al marketing mientras que Roy se escondía cada vez que los medios requerían su presencia.

Tanto es así que las críticas de la prensa estadounidense no se hicieron esperar y llegaron a publicar en portada el siguiente titular: ¿Estamos ante el peor artista de todos los tiempos? El pintor neoyorkino no se arrugó y siguió con su estilo, fiel a si mismo y sin amilanarse ante nada.

Obras y características de Roy

Títulos como: Girl With Hair Ribbon(1965),In the Car(1963), Look Mickey (1961), Ohhh…Alright…(1964), Still Life with Glass and Peeled Lemon (1972) hicieron que su fama traspasara fronteras y que no sólo se cerrará al campo de la pintura.

Cultivó la escultura pero en menor medida; en este campo debemos destacar esculturas como: Barcelona Head (1992), Modern Head, (1974/1989), Salute to Painting (1986) entre otras.

La vida de Lichtenstein se apagó en 1997 cuando contaba con 74 años por enfermar de neumonía pero lo que no se apagó fueron las críticas y sus maravillosas obras.

Su viuda, Dorothy Lichtenstein, creó la fundación con el nombre del pintor y así aglutinó todo su legado y poder dar a conocer su nombre por todo el mundo.

En el año 2004 en el Museo Reina Sofía de Madrid pudimos saborear sus obras.

Casualidades de la vida, allá por los años 60 los que criticaban ferozmente la obra de este genial autor vieron como en los años 90 escribían lo siguiente: “Fue siempre el más reflexivo de los artistas pop y el que tenía más cosas que decir”.

Poca memoria la de este periódico… aún así, la vida y obra de Lichtenstein perdurará por siempre.

Los genios y su luz nunca se apagan aunque haya gente empeñada en “apuñalar” su reputación.

A medida de que avanza el tiempo doy la razón a aquel viejo pero sabio que dijo que “este mundo está loco”. Que la vida nos regale locos como ellos, por favor.

“Nuestra arquitectura no es Mies van de Rohe es McDonald’s”Roy Lichtenstein. (refiriéndose a la escasa cultura del pueblo americano en el campo de la escultura).

Añadir Comentario