ReVuo Información útil sobre lo que te rodea

Sadomasoquismo: ¿Cómo lo definimos?

sadomasoquismo

Mucho se habla de que tal persona es sádico, cuando hacemos referencia a una persona que le gusta o inflige dolor emocional o físico a otra persona.

Y hablamos de una persona masoquista, por ejemplo cuando una persona está metida en una relación, donde a pesar que sufra, siga metida en la misma, casi como si le gustara sentir dolor, pero ¿cómo podemos definir al masoquismo y al sadismo en el marco de una relación?

El sadismo y su significado

El sadismo consiste en ocasionar dolor a la persona que se posee en el acto sexual, y a través de ocasionar dolor a esa persona se obtiene placer, por otra parte la persona masoquista obtiene placer cuando obtiene dolor.

¿Pero es esto sano en las relaciones interpersonales dejando el plano sexual? Seguramente que no, una cosa muy distinta es jugar juegos sexuales utilizando el sadomasoquismo y otra muy diferente es cuando en las relaciones personales obtenemos cierto placer (la mayoría de las veces inconscientemente) a través de dolor ya sea dándolo o recibiéndolo.

Esto puede formar parte de una relación consentida, cuando tratamos de jugar un juego perverso y denominamos amor “al dolor”.

Tanto en el masoquismo como en el sadismo (y vuelvo a repetir no hablando en términos sexuales sino psicológicos), los impulsos de sumisión y dominación (masoquismo y sadismo) aparecen a fin de adquirir fuerza de lo que el “yo” mismo carece.

sadismo

El masoquismo y su significado

En el masoquismo aparece como un sentimiento de inferioridad, impotencia e insignificación individual.

En el sadismo se manifiesta como una tendencia a someter a los otros, como el deseo de hacer sufrir al otro.

Tanto en el masoquismo como en el sadismo hay sentimientos de inferioridad, relacionado con el poderío.

Un ejemplo muy común de sadomasoquismo se da en los casos de las parejas violentas, donde el hombre juega generalmente un rol activo, es el golpeador o abusador psicológico y la mujer la “víctima”.

El golpeador que somete a su víctima a través de su violencia física o psicológica y la víctima que acepta, en la gran mayoría de los casos como un “desliz” este abuso.

Se suele confundir con amor los celos enfermizos, la posesividad, etc.

masoquismo

Características psicológicas acerca del sadismo

Según Erich Fromm el sadismo no es principalmente el deseo de causar dolor, ni una perversión sexual, sino, en esencia, es la pasión de tener un control absoluto sobre otro ser humano.

Una de las formas de control más drásticas es la tortura y el infligimiento de dolor físico.

Formas menos drásticas y a la vez más la humillación, el dominio, el hacer del otro una parte de sí mismo.

El sadismo se ve condicionado por una sensación de “impotencia vital” y el deseo de tener poder sobre otros es la compensación de nuestra incapacidad de tener poder para crear o para amar.

Aquel que sufre de impotencia emocional la compensa dominando, controlando o haciendo algo a otra persona, a la en una “cosa” suya, siendo -como es- un ser vivo.

¿Dado que se siente impotente, necesita sentirse omnipotente?.

El sadomasoquismo en las relaciones de pareja puede llegar a ser un juego sexual peligroso o excitante.

Como dice Sting “Si lo amas déjalo libre”.

Te puede interesar también…

Deja tu comentario!