¿Sabías que puedes mejorar la belleza de tu rostro de una manera totalmente natural, gracias a unos cuantos ejercicios sencillos?

De hecho, cinco minutos al día antes de salir de casa es suficiente para tener una apariencia mucho más revitalizada.

Rasgos relajados

Cuando estas cansado o estresado, puedes sufrir contracturas musculares y dolor en diferentes partes del cuerpo. ¿Sabías que las tensiones también se acumulan en los músculos faciales?Esta rigidez hace que los rasgos faciales aparezcan más angulosos y duros, debilitando nuestra juventud y vitalidad.Sin embargo, puedes relajar la tensión facial de la misma manera que lo harías con tu espalda, es decir, a través de ejercicios y masajes.El primer paso es hacer todo tipo de caras de forma exagerada durante un minuto, para poder realizar todos los gestos posibles.Es importante hacer esto con todas las partes de tu cara: boca, mandíbula, mejillas, lengua, labios, nariz, ojos, frente, etc.Gracias a este ejercicio, activarás la microcirculación de cada parte de tu rostro y obtendrás en pocos segundos una apariencia y características mucho más relajadas.

Labios voluminosos

Es evidente que unos labios muy rojos y voluminosos aportan una sensualidad inmediata al rostro.Aunque para conseguir grandes cambios hay que pasar por la cirugía o usar cosméticos, aquí te ofrecemos un truco muy sencillo para conseguir un efecto visual en unos instantes.Muchas personas tienden a contraer los labios involuntariamente cuando están estresadas o cansadas.Este gesto puede repetirse incluso cuando están durmiendo y, a la larga, puede hacer que los labios se vuelvan más delgados y rígidos.Para remediar este mal hábito, haga tres ejercicios muy rápidos y sencillos:Pasa suavemente tu lengua por el borde de tus labios de esquina en esquina, en la parte superior e inferior.Pon tus labios dentro de la boca y presiona con fuerza durante 10 segundos.Luego haz el movimiento opuesto: saca los labios lo más que puedas. Por último, aplicaun poco de aceite vegetal en los dedos índice y medio y frota los labios horizontalmente.

Los ojos brillantes

Los ojos grandes y brillantes hacen que tu rostro luzca mucho más joven y con más energía. A lo largo del día, los ojos sufren las consecuencias de la fatiga, el ordenador y la contaminación, y cuando nos levantamos por la mañana, tienden a hincharse.Para lograr unos ojos sanos que transmitan vitalidad, es necesario trabajarlos mientras se relajan los músculos que los rodean.Primero, cierra los ojos y apriete los párpados con fuerza durante cinco segundos, luego relájelos abriéndolos lo más posible. Repita este ejercicio 5 veces. Luego, haz pequeños círculos presionando con los dedos índice alrededor de los ojos, y siguiendo el camino de las cejas y pómulos.Por último, frótate las manos hasta que estén calientes y pon las palmas de las manos sobre los ojos, sin presionar, durante unos segundos.

Mejillas rosadas

Las mejillas hermosas deben ser firmes, lisas y ligeramente rosadas.Con el tiempo, la piel se vuelve cada vez más flácida y su aspecto es más áspero y extinto.Con estos tres ejercicios, podrás revitalizar tus mejillas y darles un poco más de color durante un tiempo.Puede repetir esto en cualquier momento para obtener los mismos resultados de nuevo.Infla tus mejillas llenando tu boca con tanto aire como puedas. Llena una mejilla alternativamente, luego la otra.Con la lengua, empuja las mejillas desde adentro y empújalas hacia afuera. Pellizca tus mejillas varias veces, especialmente en las áreas más cercanas a los pómulos, para activar la circulación sanguínea y darles un toque de color al instante.Estos ejercicios te ayudarán a darle a tus mejillas una apariencia brillante, pero también te ayudarán a aliviar la tensión que todos tendemos a acumular en la mandíbula.