Satélites Militares

 

- Satélites Militares

Hoy en día, la empresa estadounidense Northrop Grumman sirve a la Fuerza Aérea de Estados Unidos como el contratista del Programa de Apoyo a la Defensa (DSP).

Los satélites DSP son operados por la Estación de Control de Misión SBIRS de la Base Aérea Buckley en Colorado (Estados Unidos).

Puestos en órbita geoestacionaria, tienen un peso es de 2,385 kilogramos (5,250 libras), una vida útil de tres años y 6,000 detectores de sulfuro de plomo con un conjunto adicional de detectores de mercurio-cadmio-telurio.

También tienen paneles solares que proporcionan alrededor de 1,275 vatios de potencia eléctrica.

Características de los satélites militares

Son de aproximadamente 6.7 metros (22 pies) de diámetro y 10 metros (32.8 pies) de altura con los paneles solares desplegados.

Además, ofrecen una cobertura completa del hemisferio, una excelente resolución y tienen un control de órbita precisa con un gasto mínimo de propelente.

Sistemas de infrarrojos

Pero lo más importante es que cuentan con un sistema de infrarrojos de alerta temprana.

El principal sensor infrarrojo de cada satélite DSP detecta y notifica en tiempo casi real los lanzamientos de misiles contra Estados Unidos, sus fuerzas aliadas, o sus intereses y bienes en todo el mundo.

Estos sensores infrarrojos identifican el calor de los misiles y comparan la diferencia con la señal térmica de fondo de la Tierra.

En respuesta a esta amenaza, proporcionan datos precisos y fiables ante las necesidades más duras de la misión, como la detección de una gran cantidad de objetivos, localización de pequeños misiles de corto alcance y contraataques por anticipado.

Otros sensores en cada satélite ayudan a la detección y aviso casi inmediato de detonaciones nucleares en todo el mundo.

Las unidades de la Base Aérea Peterson en Colorado, operan los satélites DSP y reportan alertas al Comando de Defensa Espacial de América del Norte y a los centros de alerta temprana del Comando Estratégico en la Estación Cheyenne Mountain de la Fuerza Aérea.

 El 7 de mayo de 2011 fue lanzado al espacio el satélite SBIRS GEO-1, el primer integrante de un sistema de satélites que está orientado a reemplazar al DSP.

SBIRS (Sistema Espacial Basado en Infrarrojos) es un programa transformativo diseñado para satisfacer la necesidad del Departamento de Defensa de un sistema que pueda ofrecer información de forma aún más rápida y eficiente.

La constelación operacional de satélites SBIRS, desde su posición geoestacionaria, podrá vigilar de forma constante todo un hemisferio de la Tierra.

Proporcionará mensajes tempranos de advertencia en todo el mundo, incluida la región polar y apoyará las necesidades del ejército en cuatro áreas de misión distinta: alerta de misiles (incluidos los tácticos de corto alcance más recientes), defensa contra misiles, inteligencia técnica, y personalización de la batalla.

A diferencia de los satélites DSP, que giran para ir desplazando su sensor inclinado y así barrer la superficie terrestre, los nuevos satélites poseen un espejo interno que se mueve.

Además, su sensibilidad ha sido notablemente mejorada, ya que cuentan con una mayor capacidad de detección por rayos infrarrojos permitiéndole llevar a cabo un conjunto mucho más amplio de misiones que su predecesor.

Y su menor tiempo de reacción ayudará a los militares a responder más rápido ante una amenaza.