Sofía capital de Bulgaria: Qué ver y guía turística

 

Si se desea apreciar por completo el espíritu de la República de Bulgaria, no se puede dejar de recorrer Sofía, la capital y ciudad más grande del país.

Según algunos datos históricos, esta urbe estuvo en poder de Alejandro Magno, fue conquistada por Roma, destruida por los hunos y reconstruida por el emperador bizantino Justiniano.

Esta metrópoli de clima continental que, por sus características, está considerada como el centro administrativo, cultural, económico y educativo de la nación, se encuentra junto al macizo Vitosha, en la porción oeste de la superficie búlgara.

En este territorio donde funcionan trenes subterráneos, autobuses, taxis, tranvías y trolebuses, el viajero puede descubrir una gran riqueza arquitectónica resultante de la combinación de los estilos neobarroco, neo-rococó, neo-renacimiento y neo-clasicismo.

La Galería Nacional de Arte Extranjera, el Teatro Nacional Ivan Vazov, la Catedral de Sveta-Nedelya, la Iglesia de San Jorge, el Mausoleo Battenberg, el Palacio Real, la Mezquita Banya Bashi y el Museo Arqueológico Nacional son algunos de los sitios más interesantes que atesora la pintoresca Sofía, una de las capitales más antiguas del continente europeo.

Datos Generales de Sofía

  • Nombre oficial: Sofija
  • País: Bulgaria Superficie: 356 Km2
  • Población Total: 1.267.098 hab./Km2
  • Densidad de Población: 1.030 hab./Km2
  • Idioma Oficial: Búlgaro
  • Moneda: Bulgui

El clima en la capital de Bulgaria

La ciudad de Sofía posee un clima continental moderado donde las temperaturas suelen presentar importantes variaciones.

En esa metrópoli, el mes más fresco es enero, mientras que los días de agosto son los más cálidos.

Al respecto, es oportuno destacar que, como consecuencia de su ubicación geográfica, este territorio por lo general no es tan caluroso como otras regiones del país, aunque esta condición no impide que, en ocasiones, las marcas térmicas se sitúen en torno a los 40 grados centígrados.

En relación al nivel de precipitaciones, hay que decir que las lluvias se desarrollan en mayor medida durante la época estival. De todas formas, a la hora de viajar hay que tener en cuenta que, en la temporada invernal, también pueden desencadenarse tormentas.

Principales distritos de Sofia

redets

El distrito de Sredets se encuentra en el centro de Sofía y cuenta con más de 41.000 visitantes en un área de tres kilómetros cuadrados. Se trata de una de las áreas turísticas más importantes de la ciudad, ya que conjuga instituciones culturales, famosos templos y espacios verdes.

El Teatro Nacional Búlgaro (también conocido como Teatro Ivan Vazov) es uno de sus principales centros de interés. Fue creado en 1904 y suele ser sede de algunos de los eventos artísticos más importantes del país. La Galería de Arte Nacional, situada en la plaza Battenberg, también permite acercarse a la cultura búlgara en Sredets.

En el Museo Nacional de Historia Natural, los turistas pueden encontrarse con una gran cantidad de animales embalsamados, incluyendo unos 400 mamíferos y más de 1.200 aves.

La entidad exhibe, por otra parte, una importante colección de piedras y minerales.

Quienes están interesados en la política, no deberían dejar de visitar la Asamblea Nacional de Bulgaria. Fue establecida en 1879 por la Constitución y funciona en un bello edificio neorenacentista diseñado por Konstantin Jovanovic.

El turismo religioso es otra opción atractiva en este distrito. Las iglesias de San Jorge (construida en el siglo IV por los romanos), Sveti Sedmochislenitsi (creada a partir de la remodelación de una mezquita) y San Nicolás el Milagroso (un templo ruso ortodoxo), sumadas a la Catedral de Sveta-Nedelya, conforman una propuesta muy completa.

Para aquellos que quieren disfrutar al aire libre, Borisova Gradina (“El jardín de Boris”) presenta importantes arboledas y espacios para el descanso y la recreación.

Cabe destacar que, entre las múltiples opciones de alojamiento que ofrece Sredets, se encuentra el famoso Grand Hotel Sofía, un establecimiento de categoría cinco estrellas con sauna, jacuzzi y otras comodidades.

Oborishte

Oborishte es otro distrito céntrico de la capital de Bulgaria. En sus calles se sitúan varias de las principales instituciones políticas de la nación, como el Consejo de Ministros, el Ministerio de Educación, el Parlamento, el Ministerio de Desarrollo Público y Regional y la Municipalidad.

Una buena parte de Oborishte se desarrolla sobre las ruinas de la antigua Serdica, una ciudad tracia.

El crecimiento urbanístico, sin embargo, ha dejado oculto los rastros del pasado remoto.

Entre los numerosos monumentos que se encuentran en Oborishte, pueden destacarse aquel dedicado a Vasil Levski (un héroe nacional que luchó por la independencia) y el Monumento al Soldado Desconocido (diseñado por Nikola Nikolov e inaugurado en septiembre de 1981).

La Ópera y Ballet Nacional de Sofía es uno de los lugares más visitados de Oborishte. Su majestuoso edificio fue diseñado en 1921, aunque la mayor parte de su construcción se llevó a cabo en la década de 1940.

La Galería Nacional de Arte Extranjero, ubicada en la plaza St Alexander Nevsky, funciona en el antiguo edificio de la Imprenta Real, creado por el austriaco Friedrich Schwanberg. La entidad alberga obras de artistas como Rembrandt, Auguste Rodin, Pablo Picasso, Francisco Goya, Salvador Dalí, Joan Miró y Pierre-Auguste Renoir.

El Museo Nacional de Historia Militar, la Catedral de Alejandro Nevski y la Iglesia de St Paraskeva son otros atractivos turísticos del distrito de Oborishte.

Vitosha

Señalado como uno de los distritos más ricos y con mayor cantidad de áreas verdes en Sofía, Vitosha se ubica en el sur de la ciudad, al pie de la montaña del mismo nombre.

Se divide en siete barrios y dos villas, que suman cerca de 43.000 habitantes.

La Iglesia de Boyana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es probablemente su sitio más emblemático. Este templo medieval sobresale por su colección de frescos. Boyana también es el nombre que recibe un río y una cascada que atraviesan la montaña Vitosha.

El Museo de Historia Nacional, por su parte, es uno de los más grandes de la nación. Alberga más de 650.000 objetos vinculados al arte, la arqueología y la etnografía búlgara.

Los visitantes tienen la posibilidad de acceder a su biblioteca, tomar un refresco en su cafetería o comprar un recuerdo en la tienda del lugar.

Otro atractivo de Vitosha es el Monasterio de Dragalevtsi, situado a tres kilómetros de la villa de dicho nombre. Fue construido en 1345 por orden de Ivan Alexander, durante el Segundo Imperio Búlgaro. Conocido entre los ortodoxos como Virgen María de Vitosha, este monasterio estuvo abandonado durante la ocupación otomana y fue recuperado por Radoslav Mavur.

Las termas de Knyazhevo, con aguas a una temperatura superior a los 30ºC, completan la propuesta turística del distrito de Vitosha.

Qué ver en Sofia

Por sus características urbanas, Sofía es una ciudad que logra satisfacer a todo tipo de viajero.

En su superficie hay opciones para quienes buscan atractivos históricos, existen ofertas que enriquecen al turista en materia cultural, se atesoran joyas de valor religioso (siendo la Iglesia de Hagia Sofía y la Catedral de Alejandro Nevski dos de los templos más interesantes), es posible hallar varias instituciones para ampliar la formación académica y hasta se puede disfrutar de diversas actividades deportivas.

Para satisfacción de los amantes de los viajes, en esta metrópoli que se conoce como Sofía desde 1376 son muchos los sitios que vale la pena descubrir. A través de ellos, el visitante no sólo logrará apreciar el pasado de la región, sino que también encontrará una gran fuente de conocimiento y diversión.

Galería de Arte Nacional de Bulgaria

En Bulgaria, el museo de arte más destacado está en la Galería de Arte Nacional, un espacio que, varios años después de haberse inaugurado, comenzó a desarrollarse en el antiguo Palacio Real de la monarquía búlgara.

Ese histórico edificio que fue construido entre 1880 y 1882 es, hoy en día, escenario de una gran riqueza artística-cultural, ya que el museo atesora alrededor de cincuenta mil piezas de arte búlgaro.

En esta galería, los visitantes tienen la posibilidad de descubrir trabajos de diversos artistas búlgaros, así como también pueden apreciar en la cripta de la Catedral de Alejandro Nevski más de doscientos objetos antiguos que permiten conocer y valorar las principales fases de la iconografía nacional.

Iglesia de Boyana

En las afueras de la ciudad, en el barrio de Boyana que se encuentra a los pies del macizo Vitosha, existe un templo que, por sus características, consigue atraer a más de un viajero.

Se trata de la Iglesia de Boyana, un santuario ortodoxo medieval que, en 1979, fue declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Allí alcanzan un gran esplendor los bien conservados frescos, pinturas de autor desconocido cuyo origen data del año 1259.

En total, en este edificio de dos plantas que está formado por tres alas (las cuales se construyeron entre los siglos X y XIX) se pueden apreciar 89 escenas que se realizaron sobre otros frescos más antiguos.

Para protegerlas del paso del tiempo, estas manifestaciones artísticas que embellecen la iglesia han sido restauradas en varias ocasiones, siendo la última en 2006.

Teatro Nacional Ivan Vazov

El teatro más antiguo y destacado del territorio búlgaro es el Teatro Nacional Ivan Vazov, un espacio ubicado en el centro de la capital que fue fundado en 1904 por los integrantes de la compañía Salza i Smyah.

En un principio, la institución había sido bautizada como Teatro Nacional, pero años más tarde recibió el nombre de Krastyu Sarafov y, tiempo después, se reemplazó este último por el del talentoso escritor nacido en Sopot el 27 de junio de 1850 que, por su talento literario, quedó en la historia como el “poeta nacional de Bulgaria”.

A la hora de construirlo, los arquitectos vieneses Hermann Helmer y Ferdinand Fellner le dieron a este teatro un estilo neoclásico.

La obra estuvo finalizada en 1906 y, a comienzos del año siguiente, tuvo lugar su inauguración.

Desde que abrió sus puertas, el lugar tuvo que ser reconstruido en varias oportunidades ya que, por ejemplo, en 1923 un incendio provocó serios daños en su estructura, un problema que también surgió tras la Segunda Guerra Mundial como consecuencia de los bombardeos.

Actividades y atractivos turísticos en Sofia

Historia, cultura y naturaleza se combinan en Sofía para ofrecer una oferta muy completa a los visitantes. A escasos minutos del centro de la ciudad, por ejemplo, es posible practicar esquí y alpinismo en el Monte Vitosha.

Visitar el Mausoleo Battenberg es una buena opción para los amantes del arte y la historia.

El arquitecto suizo Hermann Mayer optó por un estilo ecléctico para esta construcción de once metros de altura que fue inaugurada en 1897 y cuyo interior fue pintado por el artista búlgaro Haralampi Tachev.

El Anfiteatro de Serdica seduce a los viajeros interesados en el mundo romano. Sus ruinas se encuentran debajo del Arena di Serdica Residence Hotel, que se encarga de preservar el lugar y gestionar las visitas.

Una propuesta perfecta para toda la familia es un recorrido por el zoológico de Sofía, que fue inaugurado en 1888 y que es la residencia de una gran variedad de especies de animales.

Espacios verdes

Gradska Gradina (“Jardín de la Ciudad”) es el parque público más antiguo de Sofía: fue creado en 1872.

Este lugar es visitado habitualmente tanto por los turistas como por los propios habitantes de la ciudad, ya que permite el descanso y la recreación.

Una actividad muy popular es Gradska gradina es el ajedrez, ya que el parque es un punto de encuentro para los jugadores aficionados.

Borisova Gradina (“El jardín de Boris”) es otro espacio verde destacado en Sofía.

Una importante variedad de árboles (entre los que se destacan las acacias), flores y hasta un lago forman parte de su paisaje.

Montañas

El Monte Vitosha, que alcanza una altura de 2.290 metros en el pico Cherni Vrah, aparece en la mayor parte de las postales de Sofía. Ubicado a pocos kilómetros del centro de la ciudad, no hay turista que no desee acercarse hasta la montaña a través de las líneas de autobuses, tranvía o el teleférico. Vitosha está protegido por un parque nacional que incluye bosques y ríos.

En la temporada invernal, este monte se convierte en un centro de renombre internacional para la realización de deportes como el esquí o el snowboard.

Llegar a la cumbre del Vitosha es un importante desafío que muchos montañistas se atreven a encarar.

Ríos y lagos

No son pocos los ríos que cruzan Sofía y sus alrededores. El Iskar, un tributario del Danubio, es el río más extenso entre aquellos que sólo atraviesan el territorio nacional.

Entre sus afluentes sobresalen el Vitoshka Bistritsa, el Vladaya y el Dragalevska.

Varios de los ríos de Sofía son atravesados por puentes históricos como Orlov Most (que cruza el río Perlovska) y Lavov Most (sobre el Vladaya), configurando el paisaje típico de la capital búlgara.

Los turistas también encontrarán atractivos lagos artificiales como Ariana (en Borisova Gradina) y Pancharevo (que permite el funcionamiento de una represa hidroeléctrica), entre otros.

Añadir Comentario