Viajar a Roma: Guia turística de la capital de Italia

 

- Viajar a Roma: Guia turística de la capital de Italia

La capital de Italia, Roma, se encuentra en el centro de la Península Itálica, en el sur de Europa.

Dentro de su superficie, esta metrópoli que ha sido eje del Imperio Romano alberga a la Ciudad del Vaticano, un microestado independiente y soberano donde se localiza la Santa Sede, la máxima institución de la religión católica.

Además de bella, Roma es una ciudad interesante a nivel histórico, religioso y cultural, razón por la cual son miles los turistas que, por año, llegan hasta ella con el propósito de apreciar de cerca sus paisajes, sus riquezas arquitectónicas y sus costumbres.

Si bien son muchos los sitios de esta urbe de clima mediterráneo que son dignos de ser visitados, es su centro histórico el área más valorada tanto por pobladores como por viajeros.

Esta zona que, en 1980, la UNESCO decidió incluir en su listado de Patrimonio de la Humanidad está compuesta por 22 rioni (o distritos), entre los cuales se destacan Campo Marzio (lugar de emplazamiento de plazas como la de España y la del Popolo), Trastevere, Castro Pretorio (espacio que atesora al Teatro de la Ópera y la Porta Pia) y Testaccio (barrio que alberga al cementerio protestante).

Datos Generales de Roma

  • Nombre oficial: Roma
  • País: Italia
  • Superficie: 1.285 Km2
  • Población Total: 2.728.296 habitantes
  • Densidad de Población: 2.115,3 hab./Km2
  • Idioma Oficial: Italiano
  • Moneda: Euro
  • Prefijo telefónico: +06

El clima en la capital italiana

Roma es una ciudad de clima mediterráneo que ofrece, durante gran parte del año, condiciones climáticas agradables. Para recorrer la atractiva capital de Italia la mejor época es la que está comprendida entre los meses de abril a junio o el periodo de septiembre-octubre.

En agosto, por lo general, la región se llena de turistas pero son varios los locales comerciales que cierran sus puertas. Por ese entonces, la temperatura suele tener un promedio de 24 grados centígrados.

Si bien no es de extrema dureza, el invierno desparrama bastante frío por el territorio romano, razón por la cual tanto extranjeros como pobladores locales deben estar bien abrigados para no padecer las consecuencias de las bajas temperaturas que, en enero, pueden llegar a ubicarse en los 8 grados centígrados.

Los principales barrios de Roma

Campo Marzio

Uno de los 22 rioni (o distritos) que forman parte del centro histórico de Roma es Campo Marzio, un territorio de varios siglos de antigüedad cuyo nombre surgió en tiempos de la Antigua Roma por la existencia de un altar dedicado al dios Marte.

Por ese entonces, el terreno se ubicaba al norte de la muralla que había edificado Servio Tulio, el sexto rey de Roma. Sus límites lo marcaban el Capitolio y el monte Pincio, mientras que el río Tíber rodeaba toda la superficie.

En tiempos de República, esta zona era utilizada para esparcimiento y fines militares. Allí, por ejemplo, permanecían los ejércitos a la espera de que los generales anunciaran triunfos y los jóvenes acudían a realizar gimnasia, así como también se realizaban asambleas y convocatorias populares.

Con el tiempo, ese espacio al aire libre comenzó a sufrir transformaciones que terminaron por modificar su perfil al enriquecerlo con distintas construcciones. A partir de la época imperial, Campo Marzio albergó algunas tiendas elegantes donde los pobladores más adinerados podían adquirir desde bijouterie hasta esclavos de lujo.

El Teatro de Marcelo (impulsado por Julio César y terminado por Augusto, quien dedicó la obra a su sobrino, el príncipe Marco Claudio Marcelo), el Reloj Solar de Augusto, las Termas de Nerón, el Panteón de Agripa, el Mausoleo de Augusto, la Saepta Julia y el Teatro de Pompeyo son algunos de los sitios que se localizan en Campo Marzio.

Prima Porta

A doce kilómetros al norte del centro romano, sobre la ribera derecha del río Tíber, se localiza Prima Porta, un suburbio que toma su nombre de un arco de un acueducto que, sobre la Via Flaminia, formaba una especie de puerta que servía para reconocer la superficie romana.

Allí, en esa región que supo ser escenario de los triunfos de Constantino sobre el ejército de Majencio, se descubrió en 1863 una estatua de César Augusto que, hoy en día, se exhibe en los Museos del Vaticano.

Además, los viajeros que llegan hasta este territorio pueden visitar algunas habitaciones de la Casa de Livia, una antigua edificación descubierta en 1598 que inspiró la creación de un bello fresco ubicado en el Palacio Massimo de Roma.

Trastevere

Sobre la ribera oeste del río Tíber, al sur de la Ciudad del Vaticano, se encuentra Trastevere, uno de los tantos rioni de la capital italiana. Su nombre deriva del latín “trans Tiberis”, una frase que se traduce como “Tras el Tíber”.

Este distrito, tras la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en un centro turístico capaz de atraer tanto a los pobladores locales como a viajeros de todas partes del mundo. Allí, además de calles adoquinadas con sampietrini (pavimento típico del centro romano que se caracteriza por tener baldosas de porfirítica negra) y casas de estilo medieval, es posible encontrar una gran cantidad de restaurantes y pubs, así como también numerosos sitios históricos.

El Museo Torlonia, la Iglesia de San Pietro in Montorio, las Cárceles de Regina Coeli, la Villa Farnesina, la Porta Settimiana y la Basílica de Santa María son sólo algunos de los espacios interesantes que pueden hallarse en Trastevere.

Sitios de interés turístico en Roma

Es imposible no hablar de Roma sin hacer mención al Vaticano. Este microestado es un enclave dentro de la capital italiana que alberga la Santa Sede y cuyo monarca es el Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Las 44 hectáreas del Vaticano, en definitiva, se encuentran rodeadas por territorio romano.

La Plaza de San Pedro (donde el Papa suele celebrar liturgias) y la Basílica de San Pedro (el principal edificio de esta ciudad-estado y lugar donde se halla la tumba del primer Papa de la Iglesia Católica) son los principales atractivos turísticos.

Muy cerca de allí se encuentra el Castillo Sant’Angelo, unido al Vaticano por el corredor fortificado denominado Passetto di Borgo.ColiseoEl Coliseo de Roma fue reconocido en 2007 como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Este anfiteatro fue construido en el siglo I en el centro romano, cuando era conocido como Amphitheatrum Flavium en homenaje a la dinastía Flavia.

La estructura pasó a ser denominada Colosseum (Coliseo) por una estatua de grandes proporciones que se encontraba allí: el Coloso de Nerón. Dicha estatua ya no se conserva.

El Coliseo contaba con ochenta filas de gradas, de las cuales las más cercanas a la arena estaban reservadas para el Emperador y los senadores.

El anfiteatro tenía una capacidad total para unos 50.000 espectadores, que se acercaban a observar las luchas de gladiadores, recreaciones de batallas históricas, obras de teatro y otros espectáculos públicos.

En la Alta Edad Media, el coliseo dejó de ser usado como anfiteatro y se convirtió en refugio, fortaleza, cantera y hasta sede de una orden religiosa. Hoy es uno de los monumentos antiguos más famosos del mundo.

Fontana de Trevi

El rione de Trevi alberga la mayor fuente barroca de Roma: la Fontana de Trevi, que tiene 25,9 metros de alto y 19,8 metros de ancho. Se sitúa al final del antiguo acueducto de Aqua Virgo y mantiene la costumbre romana de construir fuentes al final de los acueductos.

El papa Urbano VII fue quien, en 1625, comenzó a diseñar un plan para embellecer la fuente. Gian Lorenzo Bernini, Pietro Bracci y Nicola Salvi fueron algunos de los artistas y escultores involucrados con la creación de las estatuas y figuras.

Neptuno domando caballos de mar, a bordo de una carroza guiada por dos tritones, es una de las principales representaciones que se encuentran en la Fontana de Trevi, que también incluye un arco del triunfo y diversos bajorrelieves.

Existe una leyenda popular, recreada por los turistas, que indica que arrojar monedas a la Fontana de Trevi trae buena suerte. Esta es una simplificación de la creencia antigua que señalaba que quien arrojaba una moneda volvería algún día a Roma; si las monedas arrojadas eran dos, se enamoraría de un romano o una romana y, si se arrojaban tres monedas, la persona en cuestión se casaría con su enamorado o enamorada.

Puente Milvio

El Puente Milvio, también conocido como Puente Molle, se halla en el norte de Roma y está considerado como uno de los puentes más importantes entre los que cruzan el río Tíber.

El cónsul Cayo Claudio Nerón ordenó su construcción en 206 a.C., tras el triunfo contra el ejército cartaginés en la batalla del Metauro. Otro cónsul (Marco Emilio Escauro), sin embargo, destruyó dicho puente y construyó otro en el mismo lugar.

El Puente Milvio fue sede de diversos hechos históricos, como la victoria de Constantino I sobre Majencio en la Batalla del Puente Milvio. El monje Acuzio en la Edad Media y el papa Martín V en 1429 fueron algunos de los responsables de restaurar el puente a lo largo de la historia.

Varios artistas también han aportado su talento al servicio del Puente Milvio, como Giuseppe Valadier en el siglo XVIII y Domenico Pigiani en el siglo XIX.

La novela “A tres metros sobre el cielo”, de Federico Moccia, instauró una costumbre en el puente. Las parejas que visitan el lugar sujetan un candado en uno de los postes y arrojan la llave al Tíber, lo que permite dejar sellado el compromiso amoroso.

Actividades y atractivos turísticos en Roma

La historia y el arte son argumentos suficientes para visitar la capital italiana. Su centro histórico, de hecho, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980.

Roma tiene varias colinas que permiten apreciar su paisaje. Las Siete Colinas son promontorios de entre 47 (el monte Aventino) y 61 metros de altura (el Quirinal), sobre las cuales se desarrolló la ciudad antigua.

El Monte Mario es el pico más alto de Roma, con 139 metros. Se encuentra en el noroeste, junto a la orilla derecha del río Tíber, y ofrece una hermosa vista panorámica.

A 9 kilómetros del centro de la ciudad, los amantes del séptimo arte sueñan con visitar Cinecitta. Este complejo de estudios de cine y televisión fue fundado en 1937 por Benito Mussolini y albergó a artistas como Federico Fellini y Vittorio De Sica, entre muchos otros.

Su apertura al público, sin embargo, es muy restringida: sólo abre unas pocas veces al año.

Espacios verdes

El antiguo parque de Villa Corsini, que supo ser residencia de Cristina de Suecia, es actualmente el Jardín Botánico de Roma.

Este parque de 12 hectáreas, situado a los pies del Janículo, alberga unas 3.000 especies de plantas.

Un bosque de bambú, un jardín japonés, una colección de palmeras, un área donde se conservó el bosque mediterráneo de perennifolios original (conocida como bosco romano), varios invernaderos y una serie de plantas acuáticas forman parte de su propuesta.

Otro espacio verde muy atractivo en la ciudad es la Rosadela Comunal de Roma, cercana al Circo Máximo.

Fue creada en 1931 pero destruida durante la Segunda Guerra Mundial, hasta que las autoridades decidieron reconstruirla en 1950.

El Parque Regional de Appia

Antica ofrece una combinación de naturaleza (con una gran cantidad de cipreses) e historia (a través de castillos y construcciones antiguas). La Vía Appia Antica, por su parte, es uno de los caminos romanos más populares y mejor conservados.

Ríos

El Tíber es el tercer río más largo de Italia, con 405 kilómetros de extensión. Tiene una gran relevancia en la historia romana e incluso aparece mencionado en la leyenda fundacional protagonizada por Rómulo y Remo.

Los turistas cuentan con varias alternativas para navegar por el Tíber. Existe una línea de transporte que une el puente Duca D’Aosta con la isla Tiberina, un trayecto de 4,4 kilómetros que incluye varias paradas y se demora unos 45 minutos.

Otra opción es elegir un crucero turístico que ofrece los servicios de un guía y la posibilidad de cenar a bordo. De este modo se puede conocer más sobre las construcciones a orillas del río y apreciar los puentes que atraviesan el Tíber.

A 20 kilómetros de Roma, el río Tíber desemboca en el mar Tirreno. Las playas más populares entre las cercanas a la capital italiana se conocen como Ostia Lido o Lido de Ostia.

Añadir Comentario