Viaje a Austria

 

La República de Austria es un país de clima continental que se ubica en Europa Central y comparte fronteras con Alemania, Eslovaquia, Hungría, Italia, Eslovenia, República Checa, Suiza y Liechtenstein.

Este territorio que carece de límites marítimos está dividido en nueve estados federados y tiene como capital a Viena, una ciudad situada a orillas del río Danubio donde se concentra la vida política y cultural de la nación.

En Austria, el viajero tiene la posibilidad de poner a prueba su paladar con algunos platos típicos, apreciar las características arquitectónicas de iglesias, palacios y edificios antiguos (entre los que se pueden destacar la Iglesia de San Carlos Borromeo, el Palacio de Hof y la Catedral de Salzburgo), visitar museos como el de Historia del Arte de Viena y el centro Liechtenstein, asombrarse con bellos paisajes y conocer una gran cantidad de sitios a los cuales la UNESCO ha declarado como Patrimonio de la Humanidad, tales como el Casco Histórico de Graz, el Ferrocarril de Semmering, el Palacio de Schönbrunn y la montaña Hoher Dachstein.

Datos Generales de Austria

  • Nombre Oficial: República de Austria
  • Capital: Viena
  • Superficie: 83.871 Km2
  • Población Total: 8.334.325 habitantes
  • Ciudad con mayor cantidad de habitantes: Viena
  • Densidad de Población: 97 hab./Km2
  • Idioma Oficial: Alemán
  • Otros idiomas o lenguas: Esloveno, Croata, Húngaro
  • Tipo de Gobierno: República Federal Parlamentaria
  • PIB: US$ 371.219 millones
  • Moneda: Euro
  • Prefijo telefónico: +43
  • Teléfonos Útiles:
    • Policía: 133
    • Bomberos: 122
    • Urgencias médicas: 144

Clima de Austria

Por lo general, la República de Austria tiene un clima de tipo continental, aunque en las zonas montañosas las condiciones climáticas se caracterizan por ser alpinas.

En Viena, el invierno es frío y, desde diciembre hasta febrero, suele nevar.

El verano, en cambio, es cálido y ofrece noches de agradable frescura, pero si se viaja en esa época hay que ser precavidos porque, por ese entonces, son frecuentes las lluvias de gran intensidad.

Por las características del territorio austriaco es aconsejable llevar a cabo el recorrido por la región en septiembre o entre mayo y junio, meses en los cuales el ambiente suele ser templado.

Claro que si la idea es aprovechar la temporada invernal para hacer deportes y apreciar los paisajes nevados, entonces la mejor opción será viajar en enero.

Principales ciudades de Austria

Viena

En Viena, la capital de la nación, se concentra la vida política, la infraestructura turística y la oferta cultural de este país donde predomina el idioma alemán.

Esta ciudad ubicada a orillas del río Danubio, además, atesora antiguas construcciones y un valioso patrimonio artístico que conserva desde el siglo XIX, cuando se destacó como una de las capitales del mundo más trascendentes en materia musical.

A lo largo de la historia, Viena (o Vindobona para los romanos), comenzó a ser poblada por celtas, albergó a grupos germánicos, se constituyó como campamento del ejército romano, fue ocupada por ávaros y magiares, se transformó en aliada del Vaticano, supo ser capital de Hungría y cabecera del Imperio Austrohúngaro.

En esta metrópoli organizada en 23 distritos, el clima es de tipo continental. Allí, el viajero no sólo encontrará inviernos fríos y veranos húmedos, sino también un ambiente asombroso que se beneficia por el orden, la limpieza, la seguridad y por la alta eficiencia de los servicios públicos.

Al recorrer sus calles, en especial la zona del centro histórico, es fácil advertir su riqueza cultural, su antigüedad, su arquitectura y hasta el perfil religioso de sus habitantes.

La Academia de Bellas Artes, el Teatro Imperial de la Corte, las tabernas conocidas como Heurige, la Iglesia de San Carlos Borromeo, el barrio museístico, la calle Kärntner Straße, los palacios Belvedere, Schönbrunn y el Imperial de Hofburg, el parque Wurstelprater y la Iglesia Votiva son sólo algunos de los sitios que vale la pena conocer durante la estadía en la capital de la República de Austria.

Graz

La segunda ciudad más importante del país es Graz, una metrópoli de perfil universitario que, en 2003, fue nombrada capital europea de la cultura.

Esta localidad situada a orillas del río Mur, a casi 190 kilómetros de distancia de Viena, es la cabecera del estado de Estiria. Su superficie está dividida en 17 distritos, en los cuales los turistas pueden encontrar una gran cantidad de atractivos.

Además de bibliotecas, hospitales y universidades, en Graz existen numerosos sitios que realzan su belleza y su riqueza cultural. Por esa razón, ningún viajero que llegue hasta allí debe irse de Austria sin recorrer el Casco Histórico de Graz (espacio declarado Patrimonio de la Humanidad en 1999 donde aún es posible descubrir la antigua Torre del Reloj, uno de los símbolos de la ciudad), visitar el castillo de Eggenberg, acercarse hasta las ruinas del castillo de Gösting, conocer sus museos ni desaprovechar la oportunidad de apreciar las características arquitectónicas de las iglesias que, desde tiempos remotos, fueron construidas en la región.

Salzburgo

La capital del estado federado de Salzburgo, la cual se ubica a 300 kilómetros al oeste de Viena, es la cuarta ciudad más importante de Austria.

Salzburgo, como se denomina a esta región que adquirió fama mundial por ser el lugar de origen del talentoso compositor y pianista Wolfgang Amadeus Mozart, se ubica a orillas del río Salzach y ofrece bellos paisajes que incluyen desde montañas y bosques hasta suaves ondulaciones del terreno.

En esta localidad beneficiada en materia de transporte por los servicios del Aeropuerto de Salzburg, los viajeros tienen la posibilidad de apreciar algunos platos típicos (tales como el Spätzle y las Mozartkugel), conocer las riquezas culturales, religiosas y arquitectónicas de su casco histórico (donde, por ejemplo, se encuentra la catedral, la fortaleza de Hohensalzburg, la casa natal de Mozart y el Cementerio de San Pedro), visitar numerosos museos, ser testigos de la famosa celebración del Festival de Salzburgo y contemplar castillos como el Mirabell y el Hellbrunn.

Qué visitar en Austria

El territorio austriaco estuvo poblado por tribus celtas y formó parte del Imperio Romano. A partir de la decadencia romana, los hunos, los godos, los lombardos, los bávaros, los ávaros y los eslavos, entre otros pueblos, se disputaron las tierras.

En el siglo XX, Austria se convirtió en una república y, más tarde, fue anexada a la Alemania nazi. Recién en 1955 pudo recuperar su independencia.

El Ferrocarril de Semmering (inaugurado en 1854), el valle de Wachau (habitado desde tiempos prehistóricos y con ruinas medievales) y el distrito de Salzkammergut son sitios austriacos declarados Patrimonio de la Humanidad que permiten conocer la historia de la región.

Catedral de San Esteban de Viena

La plaza de Stephansplatz (“San Esteban”) alberga la iglesia principal de la Arquidiócesis de Viena: la Catedral de San Esteban.

Su edificio ha sido construido sobre la base de dos iglesias antiguas, entre ellas una parroquia consagrada en 1147.

El Archiduque Rodolfo IV (1339-1365) fue el principal impulsor de su construcción. Las remodelaciones que se hicieron con el correr del tiempo permitieron que la catedral exhiba diversos estilos arquitectónicos.

En el siglo XVII, por ejemplo, se agregaron ornamentaciones barrocas. Dos siglos más tarde comenzó a restaurarse el edificio, que sufrió, además del paso de los años, diversos ataques.

Las modificaciones más importantes que la Catedral de San Esteban de Viena vivió en las últimas décadas han sido la creación de la cripta episcopal (1953), la construcción de una capilla, un lapidario y una cripta para canónigos (1956) y la instalación de la vidriera oeste (1972).

Palacio de Schönbrunn

Conocido como el Versalles vienés, el Palacio de Schönbrunn es el máximo símbolo de Viena. El emperador Leopoldo I fue quien encargó la construcción del complejo palaciego para su hijo José I.

Entre 1692 y 1713, el arquitecto Johann Bernhard Fischer von Erlach se dedicó a desarrollar el Palacio de Schönbrunn.

Su primera construcción fue destruida o remodelada con el tiempo: en la actualidad sólo se conservan la Escalera Azul y la Capilla del Palacio.

Johann Ferdinand Hetzendorf von Hohenberg, hacia 1765, realizó diversas modificaciones y aportó su estilo clasicista. Este artista es el responsable de la famosa glorieta que se encuentra en el parque del palacio.

Johann Aman, por último, se dedicó entre 1817 y 1819 a unificar las estructuras palaciegas.

El color amarillo que caracteriza la fachada del Palacio de Schönbrunn data de esa época.

Burgtheater

Desde marzo de 1741 existe en Viena un interesante sitio que se conoce a través de distintas denominaciones pero que, en definitiva, constituye el Teatro Nacional de Austria. Algunos lo mencionan como Burgtheater, otros lo presentan como el Teatro Imperial de la Corte, varios lo recuerdan como el K.K. Hoftheater Nächst der Burg y hasta hay quienes lo conocen como Die Burg.

En este teatro, uno de los más importantes del mundo en idioma alemán, fueron estrenadas tres óperas de Mozart y varias obras de distinguidos autores.

Pese a que su espíritu artístico es el mismo, en la actualidad el teatro no se encuentra en su ubicación original, ya que en octubre de 1888 se trasladó a un nuevo edificio de la calle Ringstraße, donde en marzo de 1945 fue destruido como consecuencia de un bombardeo y, un mes después, terminó por arruinarse debido a un incendio. Ante el deterioro registrado, el Burgtheater fue restaurado entre 1953 y 1955.

Actividades y atractivos turísticos en Austria

Los paisajes alpinos, los ríos, los bosques y los lagos ofrecen un marco maravilloso para los turistas que recorren este país. Las principales ciudades se encuentran en los valles de los ríos Danubio y Eno (o Inn, en alemán).

El Danubio es el segundo río más extenso de Europa. Viena y Linz, por ejemplo, son ciudades que se desarrollaron a sus orillas. El río Eno, por su parte, atraviesa la región del Tirol.

El río Salzach establece la frontera natural entre Austria y Alemania. A lo largo de su recorrido de 225 kilómetros, divide en dos a la ciudad de Salzburgo.

Quienes deseen conocer hermosos espacios verdes dentro de las ciudades austriacas no deben dejar de visitar Wiener Prater, ubicado en el distrito vienés de Leopoldstadt.

Este inmenso parque público alberga el parque de diversiones conocido como Wurstelprater, que presenta una de las norias más antiguas del mundo (Wiener Riesenrad) y otras atracciones.

Bosques y natruraleza

Se estima que unas 4 millones de hectáreas se encuentran cubiertas por la superficie boscosa en esta nación. Cerca de la mitad del territorio austriaco, por lo tanto, está compuesto por bosques.

El bosque de frondosas de Europa occidental aparece en el norte del país y se destaca por la presencia de hayas.

El bosque mixto de Panonia, al este de Austria, es habitado por lobos, conejos y visones.

Los visitantes que recorran el bosque mixto de Europa central podrán apreciar coníferas y frondosas, pero también plantas boreales y termófilas.

El bosque de los Alpes, en las zonas montañosas del oeste y el centro, permite la subsistencia de unos 80 mamíferos y más de 200 especies de aves.

Montañas

La cadena montañosa de los Alpes, que atraviesa ocho países, permite la realización de montañismo, esquí y otras actividades.

En los Alpes Orientales, se destaca la región del Tirol, compartida entre Austria e Italia.

Allí se encuentra el pico más alto del país: el monte Grossglockner, que alcanza una altura de 3.798 metros sobre el nivel del mar.

Arlberg, una cordillera con montañas de importancia como Valluga (2.809 metros), es la sede de algunos de los resorts de esquí más visitados de la nación, como Lech, Stuben, St. Anton y Zürs.

Los turistas, por otra parte, pueden utilizar el funicular conocido como Tren del Glaciar para llegar a la cima de Kitzsteinhorn (3.203 metros), una montaña cubierta por glaciares.

Lagos

El lago de Constanza, con una superficie de 536 kilómetros cuadrados y rodeado por Austria, Alemania y Suiza, supone un gran atractivo turístico gracias a la belleza de sus paisajes. Bregenz es la ciudad austriaca más importante a orillas del Constanza.

Cuenta con un museo de arte, iglesias históricas y es la sede de un festival de música clásica que se realiza cada verano.

El lago Achensee permite la navegación turística y se destaca por la central hidroeléctrica de Jenbach, que funciona por el impulso de unas cataratas de 380 metros.

El Wörthersee, por último, está considerado como el lago alpino con las aguas más templadas, producto de sus condiciones naturales.

Añadir Comentario